Vigo inicia la humanización de la Plaza de la Estación, que recuperará la fachada de la terminal de 1.881

Recreación de la futura plaza con la fachada antigua de la estación.

El nuevo diseño reordena los espacios para dar acceso peatonal y rodado a la futura terminal de autobuses, al centro comercial Vialia y también a la estación del AVE

Vigo ha iniciado hoy el proceso de transformación integral del entorno de la estación de Urzáiz. El alcalde, Abel Caballero, ha puesto esta mañana la simbólica primera piedra de inicio de los trabajos de remodelación de la Baixada á Estación y de la propia Plaza de la Estación, que contará un presupuesto de 1,9 millones y un plazo estimado de seis meses, y que permitirá la recuperación de la fachada de la antigua terminal, datada en 1.881.

El nuevo diseño reordena los espacios para dar acceso peatonal y rodado a la futura terminal de autobuses, al centro comercial Vialia y también a la estación del AVE, y adecúa la glorieta de unión con Alfonso XIII -ya sin el paso elevado-, y con Lepanto -donde partirá el túnel de acceso a la autopista-.

En la calle Baixada á Estación, la obra renueva las canalizaciones, incluye jardinería, mobiliario urbano e iluminación, amplía las aceras y sustituye los escalones por una cuesta que dará paso a la plaza, en donde se recuperará la fachada de piedra de la antigua estación ferroviaria, inaugurada en 1.881 y que será reconstruida contra el muro que da a Urzáiz. La plaza también acogerá un elevador en el lugar que hasta ahora ocupaban las escaleras.

Caballero se ha referido también a la balaustrada de hierro que separaba Lepanto de Alfonso XIII, sobre la que se había pronunciado Marea de Vigo esta mañana, y que el regidor afirma que «no está catalogada» y que en una parte estaba «bastante deteriorada».

Una vez retirada de este emplazamiento, el alcalde ha explicado que está almacenada y «la vamos a rehacer, buscarle un uso decorativo y aparecerá en algún lugar de la ciudad, seguramente antes del que muchos se imaginan». Con la obra de los accesos en marcha, ese espacio en Lepanto pasará a ser «la zona de confluencia entre la entrada del túnel (a la AP9) y la calle Alfonso XIII», un muro que será acristalado para ofrecer una «visión blanda» desde este vial.