EL HIJO OLVIDADO

El agente de la policía vasca Aitor Orizaola, «Ori», está todavía de baja, recuperándose de un tiroteo que casi acaba con su vida. Pero recibe una llamada de su hermana Mónica: su sobrino Denis acaba de ser detenido, acusado de robo y asesinato. Aunque Ori no seguía el día a día de su sobrino, cuando éste era niño fue casi como un padre adoptivo para él, ya que su hermana fue madre soltera. Y sabe con seguridad que su sobrino es incapaz de un acto así. Ori, aún de baja, empezará a investigar el asunto, y encontrará una trama corrupta que implica a otros agentes de la Ertzaintza y a personajes poderosos de Bilbao, en una carrera contrarreloj para sacar a su sobrino de la cárcel, poniendo en riesgo su seguridad, su salud, y su puesto de trabajo.

- Publicidad -
Centaurus Box Vigo Cross Training

Autor: Mikel SANTIAGO – Editorial: Ediciones B. BARCELONA, 2023 – Páginas: 576 – Género: Thriller – Público: General


Mikel Santiago (Portugalete, 1975) no defrauda nunca. Sabes lo que vas a buscar en sus libros, y es lo que te da, y ya está. Es decir, te da novela policiaca de la buena, una hermosa descripción del País Vasco, sus lugares y sus gentes, y un punto de negrura (sin llegar a ser novela negra, la suya) que a mí particularmente me llena. Por eso no dudé en hacerme con este libro en cuanto salió. Y me dispongo a reseñarlo, que creo que es el quinto libro de este autor que aparece en este rincón.

El autor había dado por terminada la que se llamó Trilogía de Illumbe (El mentiroso, En plena noche y Entre los muertos), pero no sé si no se quedó a gusto, porque recupera un personaje colateral de la última novela, y le hace protagonista de la nueva. En efecto, seguimos a Aitor Orizaola, conocido como “Ori”, un ertzaina que aún se está recuperando de las heridas producidas en la sangrienta solución de la novela anterior. Aún está de baja, con secuelas sobre todo físicas. Y un día su hermana, que vive en Palma de Mallorca, le llama por teléfono con la peor noticia: Su sobrino, Denis, ha sido detenido acusado de asesinato, con pruebas irrefutables en su contra. Ori siente que no atendió a su sobrino como debería. Además, conoce bien a su sobrino y sabe que no haría daño a una mosca. Por eso toma cartas en el asunto, por su cuenta, intentando no pisar más callos en la comisaría; aunque los pisa, y al tiempo que va intentando resolver el crimen, encuentra una posible red de clientelismo y amistades en torno a una poderosa familia de la zona.

Mikel Santiago imprime a sus novelas ritmos verdaderamente frenéticos. Es casi imposible abandonar la lectura, estás deseando siempre saber a qué lugares imposibles va a llevar la historia a nuestro amigo Ori. Desconfías de todos, no sabes quién es bueno y quién no. Es cierto que aparece relativamente pronto la sospecha de una posible trama, pero tarda mucho en resolverse. Y, mientras tanto, Ori y todos los que le ayudan corren diferentes peligros: de perder la vida, de perder la libertad, o incluso de perder su trabajo, si no logran resolver el misterio cuanto antes. Nada que reprochar a esta novela, de gran calidad. Solamente aviso que tiene algunos momentos especialmente sangrientos. El malhechor más importante es un asesino a sueldo especialmente sanguinario, y su intervención en un retiro de yoga que se celebra en un pueblo de Extremadura hace correr ríos de sangre sin ningún miramiento. Y la trama se enreda, te hace sufrir porque no ves salida: como siempre en las novelas policiacas, hacen falta pruebas fehacientes, recogidas de acuerdo con la ley, y Ori no está actuando como fuerza de seguridad, porque está de baja. La historia se complica, y la salida, de algún modo, resulta en falso, supongo que para dejar la puerta abierta a otras novelas con los mismos protagonistas. Lo que puede resultar muy interesante. Supongo que tardará al menos otro año en publicar nueva novela. Ya se me hace largo.