Por José María Sendra.

O más o menos; o lo que venga; o lo que nos dejen; o lo que nos obliguen. Los próximos 15 días iremos desvelando un listado con los 15 mejores jugadores de la era moderna del Real Club Celta. El algoritmo, que no existe, ha calculado la lista en función a su impacto en el campo y a la importancia en nuestro ideario. Y como toda lista de este tipo es una mentira en sí misma, pero la cuarentena todo lo permite.

Échenos una mano, disfrute y haga la suya, y si es el caso, díganos lo equivocados que estamos, que tiempo tenemos para pensar en este y en otros dramas mucho peores.


1. El elegido

Temporadas : 2006/2007 a 2012/2013 y de 2015/2016 a la actualidad.

Partidos: 188 en Liga (Primera) 103 en Liga (Segunda), 12 en Europa League, 30 en Copa del Rey.

Goles: 147


Era junio y era 2009, qué lejos queda. Aquella semana cuervos volaban en círculos sobre mi cabeza, no es que quiera ponerme dramático pero eran ellos o nosotros. En el 84 y en el 94 marcó el crío. El Celta ganando en el descuento jugándose la vida, inimaginable.

Cuando uno intenta imaginarse una figura como la de Iago Aspas Juncal en el fútbol o en el deporte, cuesta. ¿Quini? ¿Ese embrujo por el que todos los sportinguistas lo adoran aún décadas después de su última patada al balón? ¿Lebron James hijo de Akron llevando un anillo a Ohio tras 52 años sin campeonatos en aquel estado? Ya saben, la cuarentena, divago.

Y de eso creo que debemos hablar sobre Iago. Rememorar con mejor o peor prosa aquello del Alavés, la locura de hace ahora apenas un año contra el Villarreal, y lo que siguió aquella semana, su gol en Krasnodar, como defendió en aquella eliminatoria en el Calderón sacrificando su talento al servicio del club, o aquellos 25 goles en segunda, no sé, ¿cuantos goles le ha metido al Deportivo?

Pero eso no es lo importante, Iago tiene 32 años y nos salvará de nuevo este año si el pangolín y Tebas dejan que nos salve, eso no es tampoco lo importante. A Iago debemos darle otra bala, porque se lo merece, porque nos lo debemos, tiene que ser él el que desatasque esa tensión sexual no resuelta con la Copa del Rey que tenemos. Debe ser el que meta el penal decisivo en unas semis de Europa League, debe ser Iago, debe cerrar el círculo.

Seguro que han escuchado, a más de un iluminado, que Iago es nuestro Messi, se equivocan. El Barcelona tenía copas de Europa y millones antes de Lionel. No me entiendan mal, Messi es la mejor comparación posible para un futbolista, pero Iago es más. A Messi, si River le hubiese pagado las inyecciones sabe Dios qué sería de su carrera, a Iago lo quisieron sacar de casa y no supieron entenderlo. El Celta vive de Iago, pero Iago nos necesita a nosotros tanto como nosotros a él.

Como futbolista, para no caer en lo habitual, sólo queremos destacar su inteligencia en el campo, fíjense si pueden en sus movimientos, en sus pases al primer toque, le salgan o no, los momentos en los que baja a recibir o los que decide caer a banda, es una inteligencia descomunal, un jugador de fútbol tremendo, que sabe qué y cómo debe hacerse cada cosa en cada momento. Detenerse en sus movimientos es comprender lo que el partido necesita, segundos, quizás minutos después de que lo haya visto este privilegiado.

Y por último, y porque la cuarentena lo pone a uno sensible, piensen, piensen un segundo en la envidia que debe sentir cada aficionado de cada club profesional de este país cada vez que Iago se besa el escudo al marcar un gol. Piensen en que casi todos los que han pasado por esta lista, se han terminado haciendo simpatizantes del Celta, tras años de aprender a querer al club, de enamorarse del club o de la ciudad. El amor de Iago, amigos, es como el de un hijo incondicional, de facto eterno.

2 COMENTARIOS

  1. «Cuando uno intenta imaginarse una figura como la de Iago Aspas Juncal en el fútbol o en el deporte».
    Tamudo, Lucarelli, Chichi Creus, Heynckes. Por ejemplo.

    • Querido Joaquin, creo que el texto habla de lo excepcional de Iago para Vigo y para su área y aficionados del Celta.
      Puedo comprarte Tamudo, sin duda, me parece un ejemplo cercano y acertado. De Heynckes también me puedes poner Raul González o Carles Puyol o Fernando Torres, pero creo que entiendes que no está el Celta en esa liga, de Chichi Creus te recomiendo que repases su carrera nuevamente y el número de temporadas y clubes en los que militó, lo de Lucarelli no sé si es en serio.

      A mi también me ha gustado este serial, discrepando en algunas posiciones me ha entretenido

Los comentarios están cerrados.