Vigo presenta su candidatura para una fábrica de baterías

De izquierda a derecha: Carmela Silva, Abel Caballero, David Regades y Ana Paul, directora de innovación y tecnología del CTAG.

El proyecto, que aspira a crear más de 8.000 puestos de trabajo, incluye un laboratorio de tecnologías de la propulsión limpia con el que optar a los fondos europeos de recuperación

La Zona Franca de Vigo, junto con el Ayuntamiento, la Diputación de Pontevedra y el Centro Tecnológico de Automoción de Galicia (Cetag) con sede en Vigo, han presentado hoy su Manifestación de Interés para la creación de una fábrica de baterías. Un proyecto que se lanza en un escenario marcado por el reciente apoyo del Gobierno central a otra fábrica con el mismo fin en Martorell (Cataluña), que se desarrollará con fondos europeos y que ha levantado las quejas de varias comunidades autónomas, entre ellas Galicia.

El proyecto vigués incluye un laboratorio de tecnologías de la propulsión limpia con el que optar a esos mismos fondos europeos de recuperación y con el que esperan generar más de 8.000 puestos de trabajo.

La fábrica de baterías tendría una capacidad de producción inicial de 2 GWh hasta lograr 16 GWh en la fase final, con una producción de 300.000 baterías eléctricas. La inversión alcanza los 151,7 millones. La mencionada creación de empleo tendría dos fases: en la primera serían 100 empleos directos y 1.000 empleos indirectos; y en la segunda, con la fábrica a pleno rendimiento, más de 800 empleos directos y 8.000 indirectos.

De este modo, y tal y como ha explicado el delegado de Zona Franca en Vigo, David Regades, la fábrica tendría capacidad para producir hasta 300.000 baterías anuales de 50 kilovatios/hora con las que abastecer a buena parte del país. «Es un proyecto pensado en clave económica para el empleo de la ciudad, y estratégico para la transformación y la recuperación económica», ha subrayado el máximo representante del Consorico, que ha estado acompañado en la rueda de prensa por el alcalde de la ciudad, Abel Caballero, la presidenta de la Diputación, Carmela Silva, y la directora de innovación y tecnología del CTAG, Ana Paul.

El proyecto, una alianza público-privada, cuenta con el respaldo de empresas e instituciones como Iberdrola, Castrosua, GKN Automotive, Always On, Delta Vigo, la Universidad de Vigo o el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Según Regades, una de «las marcas diferenciadas» del proyecto vigués con respecto a otros, tanto en España como en Europa, es el laboratorio de baterías, de los que solo hay tres en el continente y uno de ellos está en Vigo.

«Desarrollo, seguridad y validación. Para poder en marcha la fábrica de baterías es necesario contar con un centro que disponga de laboratorios y las competencias técnicas que permitan realizar nuevos desarrollos en tecnologías de almacenamiento y que se puedan probar. Que se realicen pruebas y verificaciones sobre el producto final antes de introducirlas en el mercado», ha explicado.

Por su parte, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha resaltado que «para llegar a la meta hay que tomar la salida». El regidor ha recordado que el proyecto se puso en marcha en otoño pasado y «hoy culminamos una etapa con un proyecto a favor del sector y compatible con otros».

La presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, mostró su «orgullo» de que la ciudad de Vigo «sea capaz de presentar un proyecto tan potente». «Este es un proyecto estratégico, diseñado al milímetro y con el compromiso del Concello y la Zona Franca de que lo liderarán», ha incidido.

La directora de innovación de CTAG, Ana Paúl, señaló que para el centro tecnológico «la movilidad eléctrica es una prioridad» para «hacer más atractivo nuestro sistema de innovación y poder captar nuevos proyectos».

Cuatro fases

El proyecto contempla cuatro fases. La primera es la instalación de los laboratorios; la segunda la fabricación de prototipos en una planta piloto; la tercera, el centro de producción con un objetivo inicial de 2 GWh al cumplir los 3 años y 35.000 baterías y la última fase sería la ampliación de capacidad de la fábrica hasta los 16 GWh y una producción de 300.000 baterías.

La manifestación de interés presentada por Zona Franca destaca que Vigo es un enclave ideal por la cercanía a los fabricantes de vehículos, en la propia ciudad una producción superior a los 500.000 vehículos; a menos de 500 km, una producción superior a los 840.000 vehículos y en la Península ibérica más de 3 millones. Pero, además, el sector de la automoción está muy arraigado y hay una fuerte presencia de centros tecnológicos. También cuenta la cercanía a materias primas.

En la actualidad hay más de cuatro millones de vehículos eléctricos en circulación en el mundo. Se prevé que esta cifra ascienda a entre 50 millones y 200 millones para 2028 y que llegue hasta los 900 millones para 2040. La UE tiene como objetivo 30 millones de coches eléctricos en 2030.