Vigo inicia la ampliación de la potabilizadora 11 años después de recomendarlo un informe técnico municipal

Otro documento de Aqualia de 2017 señalaba que «la ETAP del Casal actualmente presenta un diseño claramente obsoleto y unas carencias en el tratamiento que imposibilitan el cumplimiento de las limitaciones establecidas en el RD 140/2003»

El Ayuntamiento de Vigo y Aqualia, empresa concesionaria del servicio de agua, han iniciado el proyecto de ampliación y remodelación de la Estación Potabilizadora de Agua (ETAP), situada en O Casal. El proyecto, que garantizará el suministro de agua a la ciudad durante los próximos 50 años, ya había sido recomendado hace 11 años en un informe técnico municipal.

Aquel documento del año 2010 valoraba el coste de la modernización de la ETAP en algo más de 21 millones de euros, cifra similar a los 22,8 millones que se invertirán finalmente ahora.

Esta necesidad de modernizar la potabilizadora fue ratificada, también, años más tarde, en 2017, por otro informe técnico, en esta ocasión de la propia concesionaria municipal ‘Aqualia’, en el que se señalaba textualmente que «la ETAP del Casal actualmente presenta un diseño claramente obsoleto y unas carencias en el tratamiento que imposibilitan el cumplimiento de las limitaciones establecidas en el RD 140/2003″.

Finalmente, hoy en octubre de 2021, se inicia un proyecto que se prolongará durante los próximos 18 meses y cuyo coste asumirá Aqualia como consecuencia de la ampliación de la concesión aprobada en diciembre del año pasado, una prórroga supeditada a la ejecución de un plan de inversiones por parte de la concesionaria en el que se encuentra la remodelación de la ETAP.

Según ha explicado Aqualia, Vigo eleva su exigencia por encima de la nueva Directiva europea sobre agua de consumo humano con esta nueva instalación, un «proyecto revolucionario» y un «hito tecnológico» por el uso que hace de membranas de ultrafiltración para a mejora de la calidad del agua en la potabilización.

La potabilizadora se construirá en dos fases.

En la primera, tendrá lugar la construcción, sobre el decantador existente, de un «innovador edificio» de dos alturas y planta circular. En la planta inferior, se albergarán los canales de floculación y remineralización y los depósitos del agua pretratada en esta fase, y el bombeo hasta la planta superior, donde se situarán los sistemas de filtración y de ultrafiltración (el corazón de la nueva ETAP), que, con una capacidad de filtración de partículas de 0,02 micras, suministrará agua de una calidad excepcional.

Una vez esté operativo, el agua ultrafiltrada se conducirá, por gravedad, al depósito de cabecera que tiene 132.000 m3 (el agua equivalente a más de 50 piscinas olímpicas) y de ahí al sistema de distribución que pasa por ser la mayor infraestructura hidráulica de Galicia. En esta fase, también se construirá un nuevo edificio para los reactivos necesarios en el tratamiento. Una vez que el sistema de ultrafiltración esté operativo y ya se esté produciendo agua a partir de él, se activará la segunda fase que contemplará la remodelación de la instalación al completo y la construcción de un laboratorio de última generación, así como una nueva sala de control totalmente automatizada.