Un hombre es agredido en Beiramar por otro que le persiguió en coche desde la AP-9

El pasado día 6, los agentes de la unidad SINTRA se encontraban circulando por la calle Príncipe a las 9:20 horas cuando fueron abordados por un viandante. Esta persona les manifestó que acababa de ser testigo como en la Avenida de Beiramar se estaba produciendo una agresión a un conductor.

Los agentes se dirigieron al lugar a la mayor celeridad, escuchando en tránsito, por el equipo de comunicaciones, que un conductor había alertado de la misma situación. Al llegar al lugar, se encontraron un turismo estacionado en margen derecho de la vía y en el exterior del mismo un varón que tenía la cara ensangrentada y estaba siendo asistido por otras personas. El citado resultó ser M. D. C, de Vigo y 22 años de edad, que indicó a los agentes que circulaba por la autopista AP-9 dirección Vigo, cuando observó otro turismo que circulaba sin hacer uso del alumbrado obligatorio en un túnel. Decidió indicar mediante las señales ópticas, su intención de adelantarle, dando breves destellos, para resaltar su presencia durante la maniobra y evitar riesgos. Continuó la marcha hasta abandonar la autopista, y encontrándose en el túnel de Beiramar, pudo observar como el vehículo mencionado, todavía sin luces, le seguía.

El coche realizaba cambios repentinos de carril, sin señalizar y a una velocidad elevada, rebasándolo y situándose delante, estando a punto de colisionar durante esa maniobra y comenzando a realizar frenados bruscos. A la salida del túnel, y encontrándose en el lugar donde los agentes lo localizaron, se sitúo delante, frenó hasta detener totalmente el vehículo, apeándose el conductor a la carrera y dirigiéndose a la víctima. Sin mediar palabra comenzó a propinarle varios puñetazos en el rostro e introdujo el cuerpo en el interior del vehículo para tratar de arrebatarle las llaves del contacto. Varios viandantes se dirigieron al lugar para prestar auxilio a la víctima, momento en que el individuo se subió a su vehículo y abandonó apresuradamente el lugar, si bien pudieron tomarle la placa de matrícula.

A mayores, la víctima facilitó la descripción del referido conductor, procediendo la dotación actuante a tomar nota de los testigos de los hechos, personándose en escasos minutos una ambulancia medicalizada, que tras una primera exploración determinaron la necesidad del traslado al hospital Álvaro Cunqueiro. Tras facilitar la información a todas las dotaciones policiales, por si se localizaba al presunto agresor, posteriormente y mediante consulta telemática a la base de datos de la DGT averiguaron el domicilio del supuesto agresor, trasladándose al lugar

Allí se entrevistaron con una mujer que les informó que el vehículo estaba a nombre de su marido, si bien, habitualmente lo solía utilizar su hijo, facilitando a los agentes el teléfono de contacto del aludido. Con los datos facilitados, realizaron una nueva consulta telemática, localizando el domicilio del supuesto agresor, trasladándose al punto, dónde encontraron estacionado el vehículo implicado en la reyerta. Los agentes realizaron una llamada telefónica y concertaron una cita con esta persona, L. V. M, de Vigo y 37 años de edad.

El reseñado se encontraba en una consulta médica y negó los hechos, manifestando que el turismo había estado estacionado durante toda la mañana en el lugar en el que los agentes lo visualizaron y que se había trasladado al lugar en que se encontraba en esos momentos en otro vehículo. Los agentes pudieron constatar que su indumentaria coincidía plenamente con la del agresor, facilitada por los testigos. También observaron que presentaba en la mano izquierda y en los nudillos un rascazo, o corte superficial, indicando que se lo había hecho en su puesto de trabajo.

Acto seguido se entrevistaron con el facultativo médico que en el día de la fecha atendió a este varón, para verificar la hora de consulta, indicando que, según figuraba en la base de datos, el individuo había sido atendido a las 10:30 horas. Posteriormente contactaron con el agredido, siendo informados los agentes de que estaba a la espera de recibir puntos de sutura en la ceja, párpado derecho y en la parte interna del labio, indicando que a mayores presentaba el ojo derecho contusionado con un pequeño hematoma y también en ambos labios.

Posteriormente los agentes se dirigieron a la Sala de Control de la Red Semafórica del Ayuntamiento de Vigo, donde tras el visionado de las cámaras, observaron el episodio relatado por el agredido, respecto a la conducta en la conducción realizada por el supuesto agresor, en el túnel de Beiramar. Por último, los actuantes informaron a la víctima de los pasos a seguir para formalizar la correspondiente denuncia, para la resolución del conflicto en ese ámbito judicial.