Monster Hunter World cumple 3 años

La saga ha evolucionado mucho desde sus inicios, aunque las bases del desafío y la progresión muy marcada nunca han cambiado

Hace poco sentí nostalgia por una de mis entregas favoritas de Capcom, la saga de caza fantástica Monster Hunter. Aprovechando que hablé de la productora Japonesa hace solo unas semanas, me gustaría hablarles de una de sus entregas más ambiciosas y también de las más exitosas; Monster Hunter World. 

Esta saga tiene una larga historia y siempre ha sido un favorito del público japonés desde el primer lanzamiento en 2004, pero el título también se ha ganado un nicho entre los jugadores de Europa y Norte América. 

Como juego, Monster Hunter tuvo un enfoque muy peculiar para su época, dado que se basa casi en su totalidad en el progreso y la habilidad del jugador. En todas las entregas tomaremos el control de un Cazador, cuya misión es derrotar a los diferentes monstruos que amenazan las aldeas o comunidades rurales. Cada vez que derrotas a un monstruo, tendrás la opción de hacer nuevas armas y equipo con los materiales que extraerás de tu presa (También deberás buscar otros materiales en el mundo), lo que será vital si pretendes derrotar a la siguiente criatura. Este es un paso vital dado que el jugador no puede mejorar las características de su personaje, solo su equipo.

El juego ofrece una progresión y un desafío muy marcado, la habilidad del jugador para memorizar los ataques de su presa, localizar su territorio y su guarida, así como seleccionar el equipo adecuado para el combate serán vitales para una caza exitosa. Fracasar se castigará severamente… con una multa, el Cazador nunca estará en peligro mortal

En contra de lo que puede parecer leyendo los párrafos anteriores, Monster Hunter no es una saga oscura y ultravioleta, al contrario, tiene una estética de aventura propia del Shonen Japonés. Los monstruos son sólo animales de ese mundo fantástico y el Cazador sólo se dedica a neutralizar a los que amenazan las comunidades rurales, ni siquiera éstas obligado a matar a la presa en cuestión dependiendo del título. Ante todo, estos títulos siempre consiguen sumergirte y que te sientas en harmonía con los exóticos ecosistemas que presentan. 

La saga ha evolucionado mucho desde sus inicios, aunque las bases del desafío y la progresión muy marcada nunca han cambiado. Es en este aspecto que me gustaría destacar el magnífico trabajo detrás de Monster Hunter World. El título consigue cautivar tanto a nuevos jugadores como a veteranos de la saga, ofreciendo nuevos desafíos con nuevas mecánicas y sobre todo, nuevos monstruos. 

En contraste con anteriores lanzamientos de MH, la curva de dificultad se hizo más asequible durante la primera fase del juego, ofreciendo un inicio muy relajado y mecánicas simplificadas para que incluso un novato de la saga pudiese disfrutar del título y hacerse una idea de los controles, pero a medida que progresas, Monster Hunter World pone cada vez más obstáculos y monstruos más poderosos, cosa que atrapa a los jugadores más experimentados. 

MHW también ha sido el último lanzamiento «AAA» de la saga, que no suele lanzar proyectos tan grandes o ambiciosos, como ya comenté en artículos anteriores, las productoras Japonesas no les gusta salir de sus nichos y su zona de confort. No obstante, títulos como este nos recuerdan de lo que son verdaderamente capaces si se lo proponen

Hace poco el juego cumplió dos años, y a día de hoy tiene más contenido y desafíos que nunca. ¿Qué me dice? ¿Se atreverá a ir de caza?