Liberan a una mujer en O Porriño que llevaba 6 días retenida contra su voluntad

La joven, que alertó a través de dos notas manuscritos enviadas por una ventana, presentaba diversos hematomas en el cuerpo producidos por el agresor con el fin de mantener relaciones sexuales, según aseguró la propia víctima

La Policía Local de O Porriño y agentes de la Guardia Civil liberaban ayer a una mujer que llevaba retenida contra su voluntad seis días en una céntrica vivienda de la localidad. El presunto responsable de los hechos, de 26 años y vecino del municipio, fue detenido por detención ilegal, lesiones y agresión sexual.

Tal como señala el Ayuntamiento de O Porriño en un comunicado, los hechos ocurrieron sobre las 06.35 horas, cuando la Policía recibió un aviso a través del 112 Galicia de que una mujer enviara dos notas manuscritas en papel por una ventana, en las que pedía ayuda al encontrarse retenida contra su voluntad en una vivienda. Fue una vecina la que encontró las notas, en la que facilitaba datos del presunto autor y la dirección en la que se encontraba.

Así, agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil se desplazaron al lugar, comprobando que la dirección coincidía con la de un varón que se encontraba en busca y captura por diversos juzgados de la provincia y sobre el que pesaba también una orden de ingreso en prisión. Este hombre había protagonizado supuestamente un episodio similar en un ayuntamiento limítrofe, sin poder ser detenido.

Tras analizar la información, los agentes optaron por tocar el timbre sin obtener respuesta, pero la mujer ya había alertado de que si el supuesto agresor se percataba de la presencia policial la mataría. Ante esta posible comisión de un delito flagrante, optaron por tirar la puerta por la fuerza.

Al acceder a la vivienda, los agentes se encontraron al hombre durmiendo en la cama y a la víctima aterrorizada y en estado de nerviosismo. De inmediato y sin darle tiempo a reaccionar, procedieron a su detención.

La joven presentaba diversos hematomas en el cuerpo producidos por el agresor con el fin de mantener relaciones sexuales, según aseguró la propia víctima. Ella también explicó que llevaba desde el día 19 de julio encerrada en la vivienda. Su familia ya había denunciado la desaparición tras llevar días sin tener conocimiento de su paradero. Por todo ello, fue trasladada al hospital Álvaro Cunqueiro, donde se inició el protocolo de agresión sexual, siendo reconocida por un médico forense.

El hombre fue detenido y puesto a disposición judicial como presunto autor de un delito de detención ilegal y un delito de agresión sexual y lesiones, con penas que oscilan entre los 15 y los 20 años de prisión.

El propio alcalde de O Porriño, Alejandro Lorenzo, felicitó a los agentes que intervinieron por «actuar con la determinación necesaria y sin demoras cuando de eso dependía evitar un daño grave e irreparable a la mujer».