En los próximos dos años se sufragarán un total de 229 actividades dirigidas a personas y familias en situación o riesgo de exclusión

El director general de Inclusión Social, Arturo Parrado, visitó hoy el comedor social de la organización Misión del Silencio y la sede de Cáritas en la ciudad olívica

Este apoyo se enmarca en la nueva orden de ayudas a entidades sociales para el período 2020-2022, que cuenta con un presupuesto récord para el conjunto de Galicia de 17,8 millones de euros

El director general de Inclusión Social, Arturo Parrado, destacó hoy el apoyo del Gobierno gallego a las entidades de Vigo que trabajan con familias en situación o riesgo de exclusión, a las que se destinarán en los próximos dos años cuatro millones de euros para la financiación de 229 programas. Lo hizo durante una visita al comedor social Virgen de Lourdes que atiende la entidad Misión del Silencio y a la sede de Cáritas Diocesana Tui-Vigo, en la que estuvo acompañado de la delegada territorial de la Xunta de Galicia, Marta Mª Fernández-Tapias Núñez.

Arturo Parrado explicó que estas aportaciones se enmarcan en la nueva orden de ayudas a entidades para el período 2020-2022, que cuenta con un presupuesto récord para el conjunto de Galicia de 17,8 millones de euros. Esta cuantía supone un incremento del 20% con respecto a la anterior convocatoria, la del período 2018-2020.

En el caso de la organización Misión del Silencio, recibirá con cargo a esta línea de ayudas 192.000 euros, con la que se garantiza la continuidad de su servicio de comedor social. Además, estos fondos también se emplearán en la renovación de las instalaciones y en la adquisición de diversa equipación, como maquinaria para la cocina o una cámara frigorífica.

Por su parte, a Cáritas Diocesana de Tui-Vigo se le concedió una ayuda de 195.000 euros. Con este crédito podrán financiar el funcionamiento de varios de sus servicios, entre ellos el de provisión de recursos básicos para personas sin recursos, así como proyectos de inclusión social.

Centros de inclusión y emergencia social

El director general recordó que a través de esta orden de ayudas las entidades pueden cubrir gastos de funcionamiento de sus centros de inclusión y emergencia social, así como actuaciones singulares que complementen los servicios sociales básicos. Estas aportaciones también se pueden destinar a la financiación de servicios de formación adaptada; intervenciones en zonas de exclusión y apoyo a la integración sociolaboral; iniciativas de inclusión de la población inmigrante e inversiones en centros de inclusión y emergencia social.

Asimismo, el refuerzo de esta línea de ayudas contribuirá y ayudará también a paliar las consecuencias que está teniendo la pandemia de la covid-19 en los colectivos más desprotegidos, como son las personas sin hogar, en riesgo de exclusión o inmigrantes.