La Xunta desmonta los argumentos de Caballero sobre su ausencia en Cíes

Feijóo en el acto de ayer acompañado por más alcaldes invitados, representantes de los puertos deportivos y del gobierno gallego.

El regidor afirmaba ayer que el izado de la bandera azul se llevó a cabo «sin invitar ni pedir permiso al alcalde», y la administración gallega enumera hoy un amplio listado de emails y llamadas realizadas para tratar de contar con su presencia o la de de algún representante municipal en el acto

Apenas 24 horas después del izado de la bandera azul en Cíes por parte del presidente de la Xunta -algo que debería ser normal y satisfactorio en casi cualquier lugar del mundo-, la polémica sigue suscitando el desarrollo del acto. Una polémica originada, una vez más, desde el Concello de Vigo en esa estrategia de ‘defensa’ de la ciudad frente a Santiago de la que tanto rédito suele obtener, y que ayer vivió una nueva vuelta de tuerca.

Así, y después del mencionado izado, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, no dudó, como era de esperar, en cargar sus tintas contra la Xunta y contra Feijóo, al que acusó de apropiarse de las Cíes y de negarle la invitación. «Es patético ver al presidente izar una bandera que corresponde al Ayuntamiento sin invitar ni pedir permiso al alcalde, porque la bandera es del alcalde de Vigo», enfatizaba el regidor socialista.

Sin embargo, en esta ocasión, la Xunta no ha dudado en responder, desmontando la afirmación y, a la espera de una posible contrarréplica, dejando al gobierno de Vigo y a su máximo mandatario en mal lugar, al menos en lo que a la invitación al acto se refiere.

Así, desde la administración autonómica se han enumerado hoy todas las gestiones realizadas para contar con la presencia de Caballero en las Cíes, comenzando por un correo electrónico enviado el 9 de junio y en el que se reiteraba la invitación realizada el día 2. El email del destinatario era alcaldia@vigo.org, y la notificación y reporte de entrega está fechado el mismo día 9 a las 12.46 horas.

Ese mencionado día 2, subrayan fuentes de la administración gallega, se enviaron invitaciones a todos los asistentes, indicando que el plazo máximo de confirmación era el 10 de junio. El día 7 de junio, «desde Alcaldía de Vigo nos confirman la recepción de la invitación y nos informan que la reenviaron a la Concejala de Medio Ambiente», expone la delegada de la Xunta en Vigo, Marta Fernández-Tapias.

Asimismo, y en su afán de asegurar la presencia de Caballero o de algún representante de su gobierno, la Xunta remite, el día 9, un recordatorio señalando que al día siguiente vence el período de confirmación de asistencia. Y el mismo día 10, apuntan, realizan una llamada a la Alcadía de Vigo «en la que nos indican que este tema se derivó a la Concejalía de Medio Ambiente«.

«Insistimos con una segunda llamada este mismo día, pero en esta ocasión a la Concejalía de Medio Ambiente, en la que se nos confirma la recepción de la invitación. Nos indican que nos darán una respuesta. Solicitamos un email directo para futuras comunicaciones y proporcionamos el teléfono de contacto. No nos responden posteriormente», subraya Fernández-Tapias.

Pese a encontrarse ya fuera de plazo, el pasado 16 de junio el gobierno gallego realizar una cuarta llamada, de nuevo a la Concejalía de Medio Ambiente. «En uno de los intentos conseguimos hablar con personal de la concejala. Nos dicen que nos van a pasar con ella, nos dejan en espera y, 9 minutos más tarde, nos cortan la llamada. A partir de entonces, en varios intentos consecutivos, no nos responden al teléfono», describe.

Así pues, parece que el gobierno gallego realizó todas las gestiones necesarias para contar con el alcalde de Vigo en el acto de izado de bandera azul en las Cíes. Falta por ver ahora cuál será la reacción de Caballero una vez demostrado que mintió al afirmar que no se le había invitado.

A este respecto, ayer mismo la delegada autonómica advertía que el que tendría que «explicar por qué no acudió al acto es Caballero«.

«El suyo es un buen ejemplo de una absoluta falta de lealtad y de respeto a una institución como la Xunta, que representa a todos los gallegos, incluidos los vigueses y viguesas», subrayaba Fernández-Tapias antes de denunciar que la estrategia de Caballero se basa en «falsedades y mentiras».