La Xunta analiza el proyecto de mejora de la carretera PO-330 en el ayuntamiento de Vigo

La Consellería de Infraestructuras y Movilidad invitó a los destinatarios de la actuación a formular sus demandas concretas sobre las obras

El proyecto contempla la urbanización integral de los primeros 450 metros de la vía, en Pereiró, cuidando en especial la disposición de plazas de aparcamiento

En Valadares se prevé la construcción de dos glorietas, una de ellas para mejorar el acceso a la piscina, al pabellón y a la sede de la asociación de vecinos, y otra para mejorar la intersección con la carretera de la A Garrida

La Xunta de Galicia analizó hoy con los vecinos de Valadares y con los comerciantes de Pereiró el proyecto de mejora de la seguridad viaria de la carretera PO-330 en el ayuntamiento de Vigo.

La conselleira de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez, junto con el director de la Agencia Gallega de Infraestructuras, Francisco Menéndez, y la delegada territorial de la Xunta en Vigo, analizó esta mañana el proyecto con la Asociación de Comerciantes de Pereiró y con la Asociación de Vecinos de Valadares.

Los objetivos de este proyecto, en el que la Xunta invertirá más de un millón de euros, son la mejora de la seguridad en la carretera Vigo- Vincios, en el trecho entre los puntos kilométricos 5 700 y 6 800, en Valadares, así como la urbanización del entorno de Pereiró.

El proyecto contempla el acondicionamiento de los primeros 450 metros de la carretera, entre la glorieta que está frente al cementerio de Pereiró y sirve de enlace con el vial de la Universidad. Se cuidará especialmente la disposición de las plazas de aparcamiento.

En el entorno del Colexio Barreiro, se acercará el paso de cebra del punto kilométrico 3 210 al centro, tomando las medidas de calmado de tráfico precisas.

En la zona del Portal, en el punto kilométrico 4 300, se acometerá una glorieta para facilitar el acceso a la piscina y los cambios de sentido en el vial. También se ejecutará un muro de contención y se canalizará parte de un riachuelo.

También se prevé una glorieta en la intersección con la carretera A Garrida-Valadares, puesto que se trata de un cruce con un tráfico de vehículos pesados elevado al dar servicio a dos polígonos industriales, una cantera, el mirador del monte Alba y estar muy próximo a la AG-57.

En la parroquia de Valadares, entre los puntos kilométricos 6 y 6 700, se ejecutará un carril central de espera para resolver de forma segura el acceso al colegio Andersen.

El proyecto también incluye la reparación de aceras en esta carretera y la mejora de la señalización y la iluminación de los pasos de cebra.