La lógica se impone: Caballero rectifica y suspende la zona azul

Coches aparcados en zona azul a la altura de Vázquez Varela.

El alcalde de Vigo reconoce en un comunicado que la rotación en la inmensa mayoría de las calles es baja, y avanza que el gobierno local asumirá el coste económico de esta decisión

Finalmente, la lógica se ha impuesto y el gobierno municipal de Vigo ha anunciado esta tarde que suspende el servicio de la zona azul. Tras las numerosas quejas de los trabajadores, que no entendían el riesgo que se estaba tomando ni el cambio de criterio municipal -el domingo por la noche la voluntad del concello era cerrar, y el lunes desde alcaldía se modificó la decisión-, el alcalde, Abel Caballero, ha dado marcha atrás permitiendo que impere el sentido común y el sentir de muchos ciudadanos.

En este sentido, el ejecutivo municipal reconoce ahora que la rotación en la inmensa mayoría de las calles reguladas es baja, motivo por el que la ausencia del servicio de zona azul durante la cuarentena «no supondrá dificultades de aparcamiento». Lo que sí supondrá es una pérdida económica que asume el propio Ayuntamiento.

De este modo se pone fin a una polémica que estaba enturbiando el consenso institucional derivado de la crisis sanitaria del coronavirus, y que llevó a lo largo de la jornada a los distintos grupos municipales y a los sindicatos a pedir un cambio de criterio. Mañana, y pese a aseverar hoy mismo el alcalde que el servicio se mantendría porque era «lo mejor par la ciudad», el comité de seguimiento municipal del coronavirus ratificará el cambio de decisión.

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.