La cabeza de Antonio

Si hoy me encontrase cara a cara con Antonio Chaves, me gustaría sentarme con él, que me explicase qué demonios le pasa por su cabeza

Durante este año tan extraño, y para qué hablar con eufemismos, tan jodido, una de las cosas que más me han enfadado de la sociedad, en la que aún mantengo fe no como en nuestros gobernantes, es la capacidad para comprar las mentiras de los dirigentes y la saña para culpabilizar a la juventud por su actitud en este tiempo, como si todos hubiésemos olvidado quienes éramos con 20 años.

Si yo hoy me encontrase cara a cara con Antonio Chaves, me gustaría sentarme con él, que me explicase qué demonios le pasa por su cabeza, como es posible que piense que yo me voy a creer que Marcelino Garcia Toral o el Toto Berizzo le cogieron el teléfono.

Me gustaría preguntarle si realmente llegó a pensar en algún momento que un delantero del nivel de Mario Mandzukic aceptaría las condiciones del Celta de Vigo para vestir su camiseta, ese Celta incapaz de hacer ningún fichaje en este mercado estival porque no tenía liquidez y que ahora prepara ofertas a gente que no está al alcance de equipos sin rumbo que luchan por el descenso.

En el segundo café que le pagase a Antonio en esa distendida charla, le pediría que me explicase en qué momento los aficionados del Real Club Celta de Vigo dejamos de merecer su respeto, en qué momento pensó que no dudaríamos de las filtraciones sobre la falta de compromiso del vestuario con Óscar García, justo cuando comenzaba a orquestarse su despido.

Piensa Antonio que es el único que sabe que toda información que se filtra se hace con un interés por parte del que la deja caer. Olvida Antonio que la gente no es tan imbécil, que tenemos aún la capacidad para la duda y el análisis. Quizás Antonio, como hacen nuestros gobernantes, nos subestima.

¿Crees Antonio que alguien piensa que el ‘Chacho’ Coudet no es la tercera o cuarta opción de esta directiva? Dios le ayude al Chacho, ojalá le compren la moto los jugadores y le compre jugadores mejores esta directiva, pero amigos, todos sabemos que es una apuesta absurdamente arriesgada, como el turco, como Cardozo, como Óscar, como el ‘Toto’. Todos sabemos que Coudet era barato y ese ha sido su mayor mérito para sentarse en el banquillo del Celta, exactamente el mismo asterisco en el currículum de todos los citados

Y les explicaba mi desagrado con las críticas a la juventud en el primer párrafo, porque quien les escribe con 22 años no se hubiese tomado un café o cinco con Antonio Chaves. Hubiera preferido gritarle y reprocharle con odio exacerbado todo lo que lleva haciendo estos años; hubiera pasado lista a los 16 entrenadores que se han fulminado en esta directiva; le hubiera recriminado sus interesadas filtraciones a la prensa en la que paga lustrosas páginas publicitarias; le hubiera recordado que mientras en pleno siglo XXI por cada medio financiado por el poderoso existe otro independiente sin cuentas pendientes.

Con casi 40 me gustaría saber qué le hace pensarse más listo que nadie, sólo eso.  El ser humano cambia, evoluciona, se hace más reflexivo y aprende de este viaje, pero para ello hay que parar en todas las estaciones y conocer el camino. Antonio querido, aprende de tus errores, reflexiona, y di alguna verdad aunque sea sin querer.

Y nosotros como afición debemos también abrir los ojos. Desde la marcha de Berizzo damos alas a la imaginación y pensamos que el equipo es un aspirante a la parte noble, quizás sea hora de darse cuenta de que la gran mayoría de nuestra generación dorada de la cantera no va a romper en buenos futbolistas. Denis, Brais, Mina no van a ser lo que pensábamos, definitivamente no. Serán otra cosa y esperamos que alcancen el máximo nivel en sus talentos, pero su techo es mucho más bajo de lo que quisimos creer.

Es hora de pensar en la realidad de una plantilla, corta, cara y mala, con huecos por doquier y jugadores sobrepagados y sobrevalorados. Es hora de pensar en un grupo débil mentalmente. Es hora de entender que nuestros mejores jugadores son excelentes, pero no son líderes capaces de contagiar vestuarios. Sí, incluso ese que están pensando, el mejor de todos nuestros tiempos.

Es hora de ser más críticos y dejar de comprar memeces salidas de un community manager y ser conscientes de que tarde o temprano el Celta va a acometer un periodo largo y duro de reconstrucción institucional que dará con sus huesos en Segunda.

Y aunque me disguste, esa reconstrucción va a ser con Antonio Chaves a la cabeza, porque los dueños de las empresas no dimiten, y el dueño de esta empresa que en otro momento fue algo más confía en él. Así que paciencia hermanos.