La Audiencia condena a dos acusados de agredir a dos jóvenes en Vigo y dejarlos semiinconscientes

La sección quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo, ha condenado a dos acusados de agredir a dos jóvenes de madrugada en la calle Hernán Cortés, provocando que se cayesen al suelo en estado de semiinconsciencia. A uno de ellos le ha impuesto cinco años y tres meses de cárcel; y, al otro, cuatro años y tres meses de prisión. El tribunal considera a ambos coautores de un delito de lesiones con deformidad, concurriendo la agravante de abuso de superioridad, y de un delito leve de lesiones, por el que cada uno de ellos deberá pagar una multa de 360 euros. Además, la Sala los ha condenado a indemnizar a una de las víctimas con 594 euros; y, a la otra, con 15.938 euros, así como a abonar 3.630 euros al Servicio Galego de Saúde.

El tribunal considera probado que los acusados, sobre las cinco de la madrugada del día 30 de enero de 2022, cuando se encontraban en la calle Hernán Cortés de Vigo, entablaron una discusión con dos personas, en el transcurso de la cual, “de común acuerdo, tanto en la acción como en el resultado, y con ánimo de menoscabar la integridad física de los mismos”, les propinaron diversos golpes, que provocaron la caída de ambos al suelo en estado de semiinconsciencia. En concreto, la Sala relata que ambos acusados se dirigieron hacia una de las víctimas, arrollándola, lanzándole diversos golpes con los puños, alcanzándola, al menos uno de ellos, de lleno, lo que provocó que se cayese al suelo, quedando inconsciente.

Los magistrados indican que, inmediatamente después, ambos acusados se dirigieron hacia el otro afectado, propinándole varios puñetazos y patadas, consiguiendo acorralarlo contra la pared, dándole sendos puñetazos. Y, una vez que consiguió escabullirse y escapar calle abajo, fue perseguido por ambos condenados, alcanzándolo uno de ellos, quien, mediante múltiples patadas, agarrones y golpes, logró tirarlo al suelo, donde continuó golpeándolo hasta que un transeúnte trató de intervenir para separarlo de la víctima. Finalmente, el otro acusado le propinó a la víctima dos fuertes patadas en la cabeza, tras lo cual ambos acusados abandonaron juntos el lugar, dejando a ambos perjudicados en estado de semiinconsciencia y tirados en el suelo. La sentencia no es firme, pues cabe presentar recurso ante el TSXG.