Las redes se llenan de quejas y críticas contra el nuevo lanzamiento de Rockstar, la remasterización de tres títulos clásicos de la saga GTA. 

Hace unos meses tuve el placer de informar sobre esta remasterización por parte de Rockstar y otros estudios asociados. En su momento, el proyecto parecía tener un gran potencial. 

Los fans de la saga acogieron la noticia encantados, a fin de cuentas, han pasado ocho años desde el último lanzamiento de un título de GTA. 

Dicha sea la verdad, Rockstar ya había anunciado que de ninguna manera estas remasterizaciones iban a tener la calidad gráfica de un juego de 2021. Francamente, eso es normal, era de esperar. 

No obstante, la calidad con la que estos títulos han salido la semana pasada es, francamente, muy inferior a la esperada. Estamos hablando de juegos de hace veinte años, mejorar su nivel gráfico no debería ser un gran problema.

Pero Rockstar no sólo no ha mejorado mucho en la sección de gráficos, tampoco ha implementado la mitad de las mejoras técnicas que modders independientes añadieron a lo largo de estas dos décadas a estos títulos. 

En otras palabras; la edición «Definitiva» de estos títulos de GTA no solo se siente peor que los originales, también se ve bastante peor que el original con mods. Es decir, el trabajo de un aficionado, amante del juego, supera a un estudio profesional.

Comparación gráfica entre GTA original, GTA «Edición Definitiva» y GTA original con el mod de Vados Peds.

Literalmente, la productora ha sacado a la venta una ligera mejora gráfica a modo de remasterización. Esto me recuerda al avaricioso y casi ilegal movimiento de Blizzard Activision años atrás con su Warcraft 3 Remastered. 

Ni que decir que los fans no están contentos. La avalancha de quejas ha obligado a Rockstar a retirar el producto de las tiendas digitales. 

Es lo malo de la avaricia, es ciega. Y es obvio que Rockstar ha perdido de vista lo que realmente hizo a estos juegos populares y lo que sucedió a competidores similares cuando intentaron esta misma «estrategia» comercial. 

Me temo que los que más han perdido son los fans de la saga, a los que han engañado y timado. Por mucho que nos apasione esta industria, siempre hay que recordar que sigue siendo eso; una industria.