Emigración recoge las impresiones sobre el retorno de los becarios Beme que están cursando un máster en la UVigo

En la universidad de Vigo están estudiando, gracias a esta beca de excelencia académica, 96 gallegos universitarios del exterior

El secretario general de la Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, y la delegada de la Xunta en Vigo, Marta Fernández-Tapias, mantuvieron esta mañana, en el edificio administrativo de la ciudad olívica, un encuentro con los becarios Beme que están cursando un máster en la UVigo. A la reunión asistieron alumnos de los másters que imparte esta universidad, que son gallegos retornados del exterior o descendientes de gallegos, y que obtuvieron en 2022 una de estas ayudas de excelencia que otorga la Secretaría General de la Emigración para poder ampliar estudios superiores.

Los alumnos Beme le trasladaron al secretario general sus impresiones sobre los cursos que están llevando a cabo, las problemáticas a las que se enfrentaron al llegar a Galicia o sus inquietudes por poner en marcha un negocio o buscar un empleo para poder quedarse a vivir en nuestra comunidad autónoma.

En la UVIGO están estudiando este curso 96 alumnos, de los que 58 lo hacen en el campus de Vigo, 12 en Ourense y 26 en Pontevedra. Proceden de 15 países distintos, siendo Argentina el país con mayor número de beneficiarios, aunque también proceden de Portugal, Reino Unido, Venezuela, Uruguay, Brasil, Polonia, Alemania, Venezuela o Cuba, entre otros.

Por su parte, el secretario general recordó que ya se encuentra abierta la nueva convocatoria de estas bolsas para el próximo curso 2023/24.

El Gobierno gallego destinará a esta nueva convocatoria 2,3 millones de euros impulsando la captación de un total de 250 titulados universitarios gallegos y de currículo brillante, residentes en el extranjero y con una titulación de grado, licenciado, ingeniero o arquitecto, que podrán cursar estudios de máster en alguna de las tres universidades gallegas.

Los beneficiarios de estas bolsas de excelencia son gallegos por nacimiento o descendientes por consanguinidad, y deben acreditar un mínimo de dos años de residencia en el Exterior y estar admitido en la prescripción de alguno de los másters de las universidades gallegas.

La Xunta impulsa así el retorno de currículos brillantes al tiempo que contribuye a la fijación de población en la Galicia territorial, con unas ayudas que van entre los 7.500 y los 12.000 euros, dependiendo del número de créditos que se cursen y del continente de origen. Este año, y para paliar la situación de la inflación actual, las becas aumentarán de promedio unos 500 euros con respecto al pasado curso.

El objetivo de las BEME es no solo atraer cada año gallegos que viven fuera y que completen aquí su formación especializada sino que trabajen en Galicia y que fijen también en el territorio gallego definitivamente su residencia.

En este sentido, todos los beneficiarios de estas ayudas contarán, un año más, con una orientación laboral con la que se pretende no solo captar para Galicia el talento más brillante de entre los jóvenes residentes fuera fomentando el retorno de la población activa laboral, sino también facilitarles su establecimiento definitivo en la comunidad. La oferta se centra en estudios con capacidad de absorción en el tejido productivo y laboral gallego.