Detenidos en Vigo dos hombres como autores de más de 26 estafas a clientes bancarios a través de SMS falsos

Las retiradas de efectivo en los cajeros eran pequeñas cantidades de 100 a 200 euros, llegando a sumar un total de más de 10.000 euros

La Policía Nacional detuvo en Vigo a dos hombres como autores de más de 26 estafas a clientes de distintas entidades bancarias a través de la remisión de SMS y llamadas suplantando el número de teléfono habitual del banco, consiguiendo así el control del dispositivo de la víctima.

- Publicidad -
Centaurus Box Vigo Cross Training

Los detenidos, que forman parte de una organización afincada en Perú, eran los encargados de hacer efectivos los cobros en cajeros a través de un código, que facilitaban las víctimas, al ser engañados y facilitar sus datos bancarios.

Las víctimas, clientes de la entidad bancaria, recibían un SMS, en el que le solicitaban información de datos personales y bancarios a los que, creyendo que se trataba de su banco, les facilitaban los datos necesarios para que los integrantes de esta organización, pudieran enviárselos a los ahora detenidos, desplazados a nuestro país, y de esta manera sin necesidad de hacer uso de tarjetas bancarias, con el código que facilitaron los clientes, extraer efectivo de los cajeros.

Las retiradas de efectivo en los cajeros eran pequeñas cantidades de 100 a 200 euros, llegando a sumar un total de más de 10.000 euros y 26 afectados, detectados hasta este momento.

El dinero se retiraba en cajeros sin cámaras y se enviaba a través de empresas de remisión de divisas al extranjero, los detenidos sin domicilio conocido en España, viajaban a nuestro país, en esta ocasión a Vigo, donde, una vez tenían los datos bancarios, extraían el efectivo de los cajeros para enviar a su país. A los detenidos se les incautó dinero en efectivo y teléfonos móviles.

Este método de estafa se denomina “Phishing”, es un término informático, en el que a través de técnicas engañosas, se ganan la confianza de la víctima y haciéndose pasar por una persona, empresa o servicio de confianza, para manipularla y hacerse así con información confidencial o personal, en este caso en concreto, credenciales de inicio de sesión o números de la tarjeta bancaria.

Desde la Policía Nacional recomiendan no dar información personal telefónicamente, ni a través de correos electrónico, ya que las entidades bancarias no solicitan datos por este medio. Los ciberdelincuentes pueden realizar llamadas o enviar mensajes con cualquier número de teléfono, haciendo creer que realmente se trata de la entidad bancaria.