El Celta buscará mañana su primera victoria en el nuevo feudo bilbaíno, y la cuarta en la que será su visita 54 a la capital de Vizcaya

Será la visita número 54 del Celta a San Mamés. O al Nuevo San Mamés; cartel que luce desde la temporada 2013-2014. Y si se atiende a la estadística, no se sabe cuál de los dos nombres trae peores recuerdos al celtismo.

En las 53 visitas anteriores a Bilbao, sólo tres victorias. Más de medio siglo recorriendo cerca de 500 kilómetros hasta tierras vascas, y apenas un puñado de viajes de vuelta con el sabor de la victoria. Ninguno de ellos desde el estreno del Nuevo San Mamés. Por lo que, en caso de conseguir la victoria, podría asignársele fácilmente el calificativo de histórica.

El técnico, Óscar García, reniega de la estadística y se muestra optimista, convencido de que «la exigencia y el trabajo nos llevarán a hacer una muy buena segunda vuelta». Ésta comienza en Bilbao, con un equipo vasco que, a diferencia del Celta, mira hacia puestos europeos en la segunda mitad del campeonato.

Es probable que para asaltar el Nuevo San Mamés, García tire de Murillo. El reciente fichaje celeste ha entrado en la lista, y el entrenador no duda al afirmar que «reúne las condiciones de lo que estábamos buscando». La ausencia de David Costas entre los convocados, y la aún muy reciente recuperación de Araujo, hacen presagiar la titularidad del central colombiano. Del resto parecen fijos los dos laterales -Kevin jugará por ausencia de Mallo-, Aidoo como pareja de Murillo, Rubén bajo palos y Iago arriba. Los demás, por ahora, figuran sólo en la cabeza del míster.

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.