Caballero mezcla el nuevo albergue con los hoteles para seguir atacando a la Xunta

Considera que la infraestructura, en la que la administración autonómica ha invertido cerca de 2 millones para potenciar el Camino portugués por la Costa, «compite con los hoteles de Vigo»

La delegada autonómica, Marta Fernández-Tapias, emplaza al regidor a «preguntarle a hosteleros y comerciantes si quieren o no el Camino» y le invita a «recapacitar en su turismofobia xacobea»

En una muestra más de la negativa a cualquier actuación impulsada por la Xunta en la ciudad, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha mostrado hoy su rechazo al nuevo albergue de peregrinos municipal al considerar, según su interpretación, que éste supone una competencia a los hoteles de la urbe.

Así, el albergue, que suma más de 90 plazas para los peregrinos que recorren la ruta portuguesa por la Costa, y que ha contado con una inversión autonómica próxima a los dos millones de euros, no responde al «modelo turístico» que el alcalde quiere para Vigo.

«Yo quiero que la gente que hace el Camino de Santiago duerma en los hoteles y hostales de Vigo, no quiero que duerma en el hotel público de la Xunta que hizo con dinero público para competir con los hoteles y hostales de Vigo», ha tergiversado Caballero. No en vano, los albergues de la red pública pueblan los distintas rutas jacobeas ofreciendo a los peregrinos alojamiento a un precio simbólico; menos de diez euros la noche en el caso del de Vigo.

De este modo, el alcalde de Vigo mezcla el concepto de albergue con el de hotel u hostal, y lo hace aludiendo a un supuesto «problema de fondo» que es, en su opinión, que «a Núñez Feijóo no le interesa ni le gusta el proyecto turístico de la ciudad».

A este respecto, la delegada autonómica en la ciudad, Marta Fernández-Tapias, ha emplazado a Caballero a preguntarle a hosteleros y comerciantes si quieren o no el Camino. «¿A ver qué le dicen?», se ha cuestionado, al tiempo que se ha preguntado que, si está a favor del Camino, «por qué prohíbe su señalización y es la única ciudad de Europa que lo rechaza». «Caballero tiene que recapacitar en su turismofobia xacobea y no seguir alimentando su descrédito», ha enfatizado.

Pese a todo, el regidor olívico ha ido todavía más allá afirmando que «lo único que oí a Feijóo es decir que no le gusta la Navidad de Vigo», metiendo también en la ecuación a O Marisquiño, al asegurar que la Xunta invierte 60 millones en el Xacobeo y le dedica apenas 158.000 euros al festival urbano, que se celebrará el próximo mes de agosto.

Un Marisquiño, cabe recordar, que no tenía cabida este año en Vigo, según afirmó en su momento el propio Caballero, por una decisión supuestamente fundamentada y basada en la legalidad del interventor municipal, que señalaba que no se podía invertir en el evento en la situación de pandemia. La supuesta norma o decisión cambió en el momento en el que la Xunta elevó su aportación, garantizando así la permanencia del festival.

En este sentido, Fernández-Tapias ha recordado que la Xunta aporta al Marisquiño más de 200.000, cantidad que supera el apoyo económico de la Diputación y que, en todo caso, atiende a las necesidades trasladadas por la promotora. «Gracias al Ejecutivo autonómico hoy seguimos hablando del Marisquiño en Vigo», ha sentenciado, antes de afirmar que «al alcalde le falla la memoria y siguen sin salirle las cuentas».