El alcalde entiende que no se puede cumplir con la incorporación de Vigo al Plan de Transporte Metropolitano porque éste «no existe»

El alcalde de Vigo Abel Caballero ha continuado hoy desglosando su opinión sobre la actual situación del Área Metropolitana de Vigo, después de que esta semana se conociese la sentencia del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 1 de Vigo que anulaba la puesta en funcionamiento del ente hasta la integración de Vigo al Plan de Transporte Metropolitano.

Una sentencia que decretaba válido el acto de constitución del Área y el nombramiento de Caballero como presidente, pero que sin embargo dejaba sin efecto su funcionamiento hasta dicha incorporación del transporte.

Por este motivo, Caballero ha dado hoy por muerta el Área, rechazando la «mano tendida» del presidente Feijóo en las últimas horas. «Aceptaré esa mano cuando elimine esa cláusula de imposble cumplimiento de la ley del Área Metropolitana», ha proclamado el alcalde en referencia a la incorporación de Vigo al Transporte Metropolitano.

Una integración contra la que en su día, sin embargo, el regidor no objetó nada hasta que la Xunta interpuso recurso contra el Área tras el polémico acto de constitución del ente en diciembre de 2016. Su cambio de opinión, expone Caballero, se debe, precisamente, a ese recurso. «El que puso el recurso fue Feijóo, no Abel Caballero. La puñalada fue cuando Feijóo lleva el Área a los tribunales», ha afirmado.

Pese a todo, y como señala la sentencia, la integración de Vigo en el Plan de Transporte Metropolitano -que permitiría a los vecinos ahorros de hasta 600 euros al año y que no se ha llevado a cabo nunca por discrepancias en quién debe asumir los costes de las bonificaciones-, bastaría para que el Área fuese una realidad.

Una sentencia que el propio regidor no sabe si recurrirá. «Aún no lo tengo claro. Lo estoy estudiando con los servicios jurídicos; tengo tiempo y quiero hacer lo mejor para Vigo», ha respondido a preguntas de los medios.

Unas dudas que no muestra sobre el que sería el resultado del recurso en caso de interponerse, donde se muestra convencido de que el TSXG fallaría a su favor. «Por eso el PP nos pide que no recurramos, porque tiene miedo de que el TSXG les dé otro varapalo», ha considerado.