El acalde se queda con que el acto de constitución y su nombramiento fueron válidos pese a que el juzgado anuló la puesta en funcionamiento del Área al considerar que solo puede hacerse efectiva tras la integración de Vigo en el Transporte Metropolitano

El regidor entiende que dicho Transporte «no existe», y la Xunta recuerda que este Plan «es una realidad de naturaleza funcional plasmada jurídicamente en el convenio de colaboración» formalizado con 12 municipios en 2015

Tras la sentencia de ayer del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 1 de Vigo que anulaba la puesta en funcionamiento del Área Metropolitana de Vigo al considerar que solo puede hacerse efectiva tras la integración del transporte urbano de Vigo en el Plan de Transporte Metropolitano, hoy ha llegado el turno de valoración del alcalde de la ciudad olívica.

Abel Caballero, que no ha dudado en arremeter contra la Xunta y contra Feijóo -al que ha calificado de «indigno»- ha apostado por ver el vaso de dicha sentencia medio lleno, quedándose con la parte en la que el juez sí que da validez al acto de constitución del Área y a su nombramiento como presidente, que también habían sido recurridos.

Cabe recordar que aquel 1 de diciembre de 2016 la previsión era que Caballero, como concejal de mayor edad, fuese el candidato a votar para presidir el área. Sin embargo, el entonces alcalde de Salvaterra de Miño, el ‘popular’ Arturo Grandal, reclamó aquel derecho para sí, mostrando su DNI al secretario, que validó esa prerrogativa al ser mayor que Caballero. La confusión pudo venir por la fecha que figura en la Wikipedia, donde se apunta Grandal nació en 1954 , por lo que sería más joven que Caballero.

En cualquier caso, una vez nombrado presidente Grandal, trató de disolver la sesión, negándose el secretario, que permitió que continuase siendo finalmente nombrado Caballero como presidente del Área, ya sin los alcaldes y concejales del PP que abandonaron la sesión en señal de protesta.

Ahora el alcalde de Vigo pone en valor esa elección, aceptada por el juez, y califica de «ignominia» los hechos de aquella asamblea constituyente. Además, ha atacado a Feijóo acusándole de «mover los hilos», al tiempo que considera que el Plan de Transporte Metropolitano «no existe».

Una negación que, dice, recoge la propia sentencia por lo que la incorporación de Vigo a ese Plan resulta, en su opinión, una «cláusula de imposible cumplimiento».

La Xunta no ha tardado en responder recordando que «el Plan de Transporte Metropolitano de Vigo es una realidad de naturaleza funcional plasmada jurídicamente en el convenio de colaboración formalizado entre la Xunta de Galicia y doce municipios del área el 4 de marzo de 2015″.

Para el gobierno, este convenio tiene naturaleza vinculante y está refrendado por el Consello de la Xunta y por los plenos municipales de los doce ayuntamientos, y cuenta con partida consignada en los presupuestos de cada administración implicada.