Vithas Vigo lleva la cirugía endoscópica a las hernias lumbares

La intervención se hace con una incisión del ancho de un bolígrafo

La técnica endoscópica reduce el sangrado y la posibilidad de infecciones, conserva mejor la columna y acorta los plazos de postoperatorio del paciente

El Servicio de Neurocirugía del Hospital Vithas Vigo realiza intervenciones endoscópicas para el tratamiento de hernias lumbares, que, entre otros síntomas, puede causar dolor en el nervio ciático. Esta operación se realiza a través de una incisión no más ancha que un bolígrafo (un centímetro), y reduce el tiempo postoperatorio de los pacientes, quienes se pueden ir a su casa unas horas después de la cirugía.

- Publicidad -
Centaurus Box Vigo Cross Training

Esta intervención entra dentro de las cirugías mínimamente invasivas que se están realizando en el Hospital Vithas Vigo, que tienen como objetivo reducir el riesgo y las complicaciones de las cirugías de columna vertebral. Según el neurocirujano del Hospital Vithas Vigo, Dr. Álvaro Martín Gallego, este tipo de abordajes quirúrgicos “reducen el sangrado y las infecciones en el paciente, se preserva mejor la columna la cual prácticamente no se toca”. Consecuentemente, el periodo postoperatorio es menor y la recuperación total del paciente es más rápida.

Para el Dr. Martín Gallego la cirugía mínimamente invasiva y la endoscopia “ya es el presente de la cirugía de columna vertebral”; las técnicas endoscópicas “han tardado en llegar a la cirugía de espalda debido a su complejidad pero ya se han establecido dados sus beneficios “

La hernia lumbar se origina cuando, por diversas causas, el disco que articula las vértebras se abomba o rompe hacia el canal donde se encuentran los nervios que se dirigen a las piernas, causando compresión e irritación de dichos nervios, los cuales conforman el nervio ciático. El dolor causado se denomina “ciática” , uno de los dolores más frecuentes e invalidantes.

El Dr. Martín Gallego afirma que “no todas las hernias lumbares precisan de intervención quirúrgica. El 80 por ciento se tratan de manera conservadora con tratamiento analgésico y antiinflamatorio. Si tras mes y medio o dos meses no existe mejoría, se ofrece cirugía”.

La técnica consiste en introducir una cámara y un cilindro o “canal de trabajo” de un centímetro de diámetro, a través del cual se trabaja con unas herramientas endoscópicas especiales para extraer la hernia discal. Así se consigue preservar el músculo, el hueso y los ligamentos de la columna, lo que disminuye el dolor postoperatorio. También se reduce la posibilidad de requerir fijaciones vertebrales en el futuro.

La cirugía endoscópica de hernias lumbares es un paso más en el plan de acción y crecimiento del Servicio de Neurocirugía, que se añade a la incorporación de la neuronavegación 3D, las fijaciones percutáneas y a la endoscopia craneal. El plan tiene como objetivo tratar las patologías cerebrales y de columna vertebral con la mejor tecnología de la actualidad.