15 jugadores para 15 días de cuarentena

O más o menos; o lo que venga; o lo que nos dejen; o lo que nos obliguen. Los próximos 15 días iremos desvelando un listado con los 15 mejores jugadores de la era moderna del Real Club Celta. El algoritmo, que no existe, ha calculado la lista en función a su impacto en el campo y a a la importancia en nuestro ideario. Y como toda lista de este tipo es una mentira en sí misma, pero la cuarentena todo lo permite.

Échenos una mano, disfrute y haga la suya, y si es el caso díganos lo equivocados que estamos que tiempo tenemos para pensar en este y en otros dramas mucho peores.


12. TU CU MA NO

Temporadas : 2014/15 a 2017/18

Partidos: 118 en Liga, 19 de Copa, 12 Europa League

Goles: 11


Cabeza levantada, conducción elegante, golpeo exquisito, bregador incansable, dominio del campo y de su alrededor, y todo 2015 lo pasamos dudando de él, porque esperábamos un mediapuntita con gol.

La provincia de Tucumán es motivo de chanza en Argentina, pobres, desdentados, analfabetos, casi por civilizar, así tratan y vejan desde Buenos Aires o Córdoba a los tucumanos. Todavía de sangre más caliente de lo que ya es norma en ese país de allí salió Pedro Pablo Hernández. De jerarquía absoluta en los partidos importantes, campeón de América con Chile en 2016, Tucu nos dejó dudas al inicio. Silbidos de impaciencia que acabó mudando en aplausos de admiración.

Llegó de la mano del Toto, petición expresa del técnico, pero llegó lesionado y sin poder hacer ese periodo de adaptación tan necesario en jugadores que vienen del otro lado del charco, sembró dudas, desquició a los más impacientes que no supieron ver en aquel taconazo de espaldas en el calderón el genio que se escondía tras aquella primera campaña timorata.

En el calderón apareció para marcar de cabeza dos goles en los cuartos de final de la copa de aquel enero de 2016, porque siempre apareció Pedro Pablo cuando el momento era necesario. El gol de Anoeta el gol que cantamos como si no hubiera un mañana porque era el descuento y porque era un golpeo soñado pura potencia puro heavy metal, capaz de eso y de emular a un director de filarmónica moviendo no sólo a sus compañeros si no el partido entero a su compas, y capaz también de empequeñecer a Fellaini y Pogba en unas semifinales europeas y comerse el centro del campo del teatro de los sueños en una segunda parte en la que su superioridad en mediocampo fue una bofetada al futbol de botas de colores y celebraciones de Fortnite.

Cada buen partido suyo era un gran partido celeste, si me preguntan -que no lo harán- el jugador que hubiera querido ser, mi perdición, y la de muchos. Tucumán se fue apagando con la llegada de Unzue, como se apagó el más ilusionante de nuestros proyectos. Señor en su marcha, clase hasta para el adiós, inolvidable y para siempre uno de los nuestros.