Vecinos de Vigo presentan 600 firmas en la Diputación para que se termine la calle Ceboleira que «lleva meses» en obras

Los vecinos acompañados por los diputados provinciales del PP, en el momento de la entrega.

La calle lleva tres meses abierta, con zanjas y vallas, con un carril cortado en un sentido y con aceras estrechas  

Los vecinos de la calle Ceboleira han presentando hoy casi 600 firmas en la sede de la Diputación en Vigo en las que exigen que se termine de arreglar esta vía provincial. Durante el acto han estado acompañados por el diputado provincial del PP, Jorge Cubela, el concejal Jesús Marco González, y el portavoz del grupo municipal y diputado provincial, Alfonso Marnotes. Este último ha lamentado que los vecinos tenga la calle «destrozada por las obras, con un carril cortado y que está produciendo graves trastornos».

En este sentido, Marnotes apunta que el PP ha preguntado en los plenos del Concello y de la Diputación por esta situación y nunca han recibido respuesta. «Es vergonzoso que tres meses después de la última avería, sigan las vallas en los socavones, no se haya terminado la obra, haya un carril cerrado al tráfico, las aceras sean estrechas, el autobús haya tenido que variar su recorrido y encima transitar por aquí se ha convertido en un peligro. Es una vía de titularidad provincial y aunque se asfaltó recientemente, lo cierto es que por obras en la red de abastecimiento la calle está abierta en canal y cortado el tráfico en un sentido», añade.

En la misma línea, una de las vecinas, Bibiana Alonso, ha lamentado que «llevamos así tres meses. Igual otras calles pagan más impuestos pero en nuestra calle los tubos del agua y del gas están al aire y es deprimente. Es una vergüenza».

El presidente de la asociación de vecinos As Fontes-Vilar-Lavadores ha lamentado que «no nos hacen caso. Cada dos por tres parchean la calle».

Desde el PP lamentan que los vecinos hayan tenido que llegar hasta aquí para que se les escuche y denuncian que ni Abel Caballero ni Carmela Silva han sido capaces de ponerse de acuerdo para terminar de arreglar esta calle y «ni siquiera se han dignado a escuchar a las personas afectadas».