El fallo califica la demanda del gobierno gallego de «temeraria» y el alcalde Abel Caballero lo considera una «durísima reprimenda» a la entonces delegada autonómica Corina Porro

El Juzgado de lo contencioso-administrativo 2 de Vigo ha desestimado un recurso de la Xunta contra la denegación por parte del Ayuntamiento de Vigo del permiso preceptivo para instalar un mercadillo en las Navidades de 2019, pese a lo cual lo puso en marcha.

En su sentencia, el juez niega el pretendido carácter solidario de aquel mercadillo y considera que la Administración gallega buscó para sí misma «un trato privilegiado, exento del control legal y reglamentario» aplicable al fenómeno de la venta ambulante, que es donde inscribe dicha iniciativa.

En este sentido, el fallo califica la demanda de la Xunta de «frágil, carente de poder de convicción» y en términos procesales «temeraria». Además, ve «pobre» el argumento de que el mercadillo no ocuparía suelo público habilitado para la venta ambulante. «Con esa afirmación, sin más apoyo que el de que la titularidad -del Tinglado y de la plaza de la Estrella- es de la Autoridad Portuaria de Vigo», la Xunta «se desautoriza a sí misma, ya que si no está habilitado para soportar esa actividad, no se puede ni intentar».

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, del PSOE, ha tildado esta sentencia de «severísima reprimenda» a la Xunta, en concreto a quien por entonces era delegada territorial, Corina Porro.

Desde el Partido Popular de Vigo han emitido un comunicado señalando que que «la sentencia no se refiere al mercadillo solidario de El Tinglado, ni a los stands o atracciones navideñas, tan sólo hace referencia a los camiones de venta ambulante de comida ‘food trucks’ ubicados en el exterior». «El Nadal Solidario contaba con todas las autorizaciones pertinentes y todos los informes favorables y se celebró sin ningún contratiempo», añaden.