Una operación con Colombia desarticula una red que obligaba a mujeres a prostituirse con amenazas de sicarios

Se ha detenido en Medellín (Colombia) al principal integrante de esta organización criminal, desde donde dirigía todo lo relacionado con la captación, traslado a España y posterior explotación sexual

La Guardia Civil, en el marco de la operación Estorque en la que se ha constituido como el primer Equipo Conjunto de Investigación entre España y Colombia a nivel judicial y policial, ha desarticulado una importante organización criminal internacional con la detención de siete personas que explotaban a víctimas de nacionalidad colombiana, captadas mediante engaño y la situación de vulnerabilidad de las mismas en su país de origen.

Este equipo conjunto de trabajo, constituido por la Guardia Civil concretamente por la Sección de Trata de Seres Humanos de la Unidad Central Operativa (UCO) junto a la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Lugo por parte de España, y por la Policía Nacional de Colombia (DIJIN), ha sido liderado por la titular del Juzgado de Instrucción Número 1 de Santiago de Compostela y por las Fiscalías de España y Colombia.

Este equipo consiguió de manera coordinada trasladar a lugar seguro a varias víctimas y familiares fuera de la acción de esta organización. Se ha desarticulado su sistema financiero y blanqueo de capitales en Colombia, lugar de destino de los beneficios procedentes de la explotación sexual de las víctimas.

La operación se inició gracias a la denuncia de una víctima de trata, ahora testigo protegida, que relató cómo fue captada en Colombia por esta organización mediante engaño y aprovechándose de su situación económica y familiar.

Beneficios de hasta 35.000 € por víctima

Las víctimas, una vez engañadas con falsas promesas de futuro, eran trasladadas a diferentes provincias españolas con el único propósito de ejercer la prostitución en pisos privados, llegando a obtener la organización criminal beneficios de entre 25.000 y 35.000 € por cada una de ellas.

En nuestro país se han llevado a cabo actuaciones en las provincias de A Coruña, Toledo y Cáceres. Han sido liberadas tres potenciales víctimas de trata y detenidas cuatro personas en España, a las que se les imputan los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal.

En Colombia han sido detenidas tres personas, una de ellas considerada el cabecilla y máximo exponente de este grupo criminal, encargado de controlar todas las fases de captación, traslado y explotación de las víctimas. También llevaba a cabo las amenazas y agresiones sobre el entorno de las mujeres. Igualmente, se ha emitido una orden internacional de detención contra otra mujer integrante de la organización asentada en Ecuador.

Clan de “Los Pachelly”; amenazas, extorsiones y coacciones

Las víctimas explotadas en España eran obligadas a entregar pagos mensuales a la organización fruto de su explotación sexual, encargándose los miembros del grupo criminal en Colombia de amenazar e incluso de utilizar la violencia contra los familiares directos de las mismas para acabar con cualquier reticencia de pago por parte de las víctimas.
Estas extorsiones y coacciones eran llevadas a cabo en Colombia por el conocido grupo criminal “Los Pachelly”, con fuertes vinculaciones a otros históricos clanes criminales como el “Clan del Golfo”.

Traslado seguro a España del hijo menor de edad de una víctima

Al mismo tiempo que se ejecutaban las actuaciones en ambos países, este Equipo Conjunto de Investigación consiguió trasladar de forma segura a España al hijo de una de las víctimas, en coordinación entre las autoridades colombianas y españolas con ONG´s e instituciones sociales.

En la fase de ejecución de la operación en nuestro país, se ha contado con la participación directa de agentes de la Policía Nacional de Colombia (DIJIN), de la misma manera que investigadores de la Guardia Civil se trasladaron al país sudamericano con el mismo fin.

La operación Estorque, dirigida por el Juzgado de Instrucción número 1 de Santiago de Compostela, se enmarca en el Plan de Actuación de la Guardia Civil contra la Trata de Seres Humanos.