Un vigués acepta una multa de 540 euros tras reconocer que acosó durante años a otro hombre

Durante más de 10 años, acosó a la víctima llamándole «gatito mío», haciéndole llamadas y videollamadas constantes o enviándole mensajes con comentarios obscenos

El Juzgado de lo Penal 3 de Vigo ha condenado a un vecino de Vigo al pago de una multa de 540 euros como autor de un delito de acoso, y al que le ha aplicado la eximente incompleta de alteración psíquica. Según el escrito de acusación de la Fiscalía, este hombre conoció a la víctima, que vivía en su misma calle, cuando ambos coincidían paseando a sus perros.

Desde entonces, y a lo largo de unos 12 años, el procesado ha estado acosando al perjudicado, al que llamaba «gatito mío», haciéndole llamadas y videollamadas constantes, incluso de madrugada, enviándole mensajes con comentarios obscenos y de mal gusto, enviándole flores, dejándole notas en el buzón e incluso esperándolo sentado en un banco a la puerta de su domicilio.

La víctima presentó numerosas denuncias contra su acosador que, de hecho, fue condenado hasta en tres ocasiones por los delitos de vejaciones e insultos, coacciones y amenazas. Como consecuencia de una de esas sentencias, se le impuso la prohibición de acercarse o comunicarse con la víctima, una medida que el procesado incumplió varias veces.

En la vista de conformidad celebrada hoy, la Fiscalía aceptó aplicarle la eximente incompleta de alteración psíquica ya que, según los informes forenses, el acusado, que reconoció los hechos, presenta una trastorno de control de impulsos que merma parcialmente su capacidad volitiva.

La condena se ha fijado finalmente en una multa de 540 euros y la prohibición de acercarse a menos de 100 metros o comunicarse con el perjudicado por un período de 2 años.