Un nuevo pecado de madurez

El Celta despide el año en puestos de descenso tras desperdiciar el gol inicial de Iago Aspas

Los errores defensivos y de concentración permiten al Levante voltear el marcador

Fue un buen primer tiempo. Lo suficientemente digno para permitir soñar con los tres puntos. El Celta se adelantó, mandó y presionó. Por momentos, daba la impresión de que los de Oscar García -ausente por motivos personales- navegan por LaLiga lejos de los puestos de descenso, con la autoridad suficiente para gobernar un duelo en campo ajeno.

Durante esos 45 minutos iniciales, Aspas se ofrecía y combinaba; Lobotka y Rafinha gobernaban el centro del campo; y la defensa de tres centrales parecía llevar años funcionando. Todo indicaba que el Ciutat de Valencia iba a seguir siendo talismán; el talismán celeste.

Pero algo o alguien se perdió en los vestuarios. De allí salió un Celta menos ambicioso, retraído, casi tímido, que dejó de mandar y de presionar y concedió la pelota, la única amiga de un equipo virtuosista pero carente de ese oficio necesario para, a veces romper el juego del rival. Por los medios que sea necesario.

Y así fueron llegando los goles. El empate en una jugada de Morales por banda derecha, en la que poco o nada necesitó para dejar atrás a Araujo y filtrar un pase de la muerte. El segundo en un descuido clamoroso del central mexicano, confundido por el VAR en la reclamación de un saque de banda que sí, era pelota para el Celta, pero que jamás puede traducirse en una ocasión manifiesta de gol por quedarse reclamando al colegiado. El tercero ya en el descuento, con el equipo volcado tras los cambios.

En definitiva, un Celta de más a menos, del blanco al negro, condenado a seguir bagando por los puestos de descenso hasta el próximo 2020. Tal vez para entonces los Reyes traigan algo de lo que le falta a este equipo. Empezando por un pedacito de madurez que les haga comprender, de una vez por todas, que los partidos duran 90 minutos, y cualquier falta de concentración se suele pagar con la derrota.