El acusado mantuvo dos relaciones con dos prostitutas abonadas por «en atención al cargo que desempeña en la administración municipal»

Un jurado popular juzgará la próxima semana en la sección quinta de la Audiencia de Pontevedra a un funcionario del Ayuntamiento de Vigo, Álvaro C.C., acusado de aceptar como soborno los servicios sexuales de dos prostitutas, que supuestamente abonó un empresario.

El fiscal pide para Álvaro C.C. un año de cárcel y para el empresario Enrique A.P., considerado el cerebro de la llamada ‘Operación Patos’, nueve años de prisión. La vista oral está previsto que se desarrolle a lo largo de cuatro jornadas, de lunes a jueves.

La Fiscalía recoge en su escrito de acusación que, en junio de 2013, «el acusado mantuvo en un motel» de Vigo «una relación sexual con L.M., mujer dedicada a la prostitución» en fecha 14 de febrero de 2014. Posteriormente, en febrero de 2014, «mantuvo en establecimiento sin determinar y con una prostituta sin identificar otra relación sexual».

Ambas citas, apunta el ministerio público, fueron concertadas y abonadas por Enrique A.P. «en atención al cargo que desempeña en la administración municipal».

Estos hechos son constitutivos de un delito continuado de soborno por el que, además de la pena de cárcel, pide para el funcionario la suspensión de empleo y cargo público durante tres años, y al empresario, la inhabilitación especial para toda actividad relacionada con la construcción o contratación pública.