Un entrenador de Vigo acusado de tocamientos a una menor acepta dos años de prisión

La sentencia incluye también una pena de inhabilitación de 5 años para desempeñar profesión u oficio que implique un contacto regular con menores, y la prohibición de acercarse o comunicarse con la víctima durante otros 5 años

La sección quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo, ha dictado hoy sentencia en el caso del entrenador acusado de tocamientos a una menor del equipo de fútbol que dirigía. En una vista de conformidad, el procesado acepta una pena de 2 años de prisión por un delito de abusos sexuales, si bien la pena de prisión ha sido suspendida y no tendrá que ingresar en la cárcel.

La sentencia incluye también una pena de inhabilitación de 5 años para desempeñar profesión u oficio que implique un contacto regular con menores, y la prohibición de acercarse o comunicarse con la víctima durante otros 5 años.

Los hechos se remontan al 22 de junio del año pasado, cuando el ahora condenado se escribió con la joven de 15 años, a la que entrenaba, comentándole que lo iban a echar por falta de afinidad con la directiva, y preguntándole si lo seguiría a otro equipo. Ese mismo día por la tarde, tras recoger a la menor para ir al entrenamiento, le tocó la mano varias veces, pese a que ella la retiraba al no sentirse cómoda.

Ya en el viaje de vuelta, llegó a apoyar la mano en el muslo de la joven y comenzó a acariciarla, sin percatarse de que la niña realizaba una foto con su móvil. El hombre continuó y subió la mano por el muslo, apartándole la ropa interior buscando su vagina, momento en el que la víctima volvió a apartarle la mano.

El entrenador pidió a la niña que no contase nada, pero ella se lo dijo a su madre al llegar a casa, quien inmediatamente pidió explicaciones, respondiendo el acusado al día siguiente a través de un mensaje en el que señalaba que no había sucedido nada y que se había generado una «situación rara por la confianza».