Un buque retenido en Vigo reconoce el vertido de 150 litros de fuel que provocaron las gallegas de ‘chapapote’ en A Illa de Arousa

El barco podrá abandonar el Puerto cuando realice las reparaciones oportunas y entregue en la Caja General de Depósitos de Garantías 230.000 euros para hacer frente a posibles daños y sanciones

El WEC Vermeer, un barco portacontenedores con bandera chipriota, reconocía en la tarde de ayer ser el responsable del vertido de unos 150 litros de fuel al mar, suceso que relacionado con la aparición de restos de chapapote en dos playas de A Illa de Arousa.

Ardan

La Dirección General de la Marina Mercante informa que el barco se encuentra retenido en el puerto de Vigo, a la espera de que se le abra el correspondiente expediente sancionador y reparen la fuga en su tanque de combustible. El buque podrá abandonar esta base una vez lleve a cabo las reparaciones oportunas y entregue en la Caja General de Depósitos de Garantías 230.000 euros para hacer frente tanto a los posibles costes de limpieza por los restos de contaminación, como la posible sanción que pueda recaer en la resolución del expediente por descarga contaminante al mar.

El WEC Vermeer, según registros de Capitanía Marítima, alertó el pasado domingo, a las 16.50 horas, al centro de coordinación de Salvamento Marítimo en Fisterra de que se encontraba a unas 6 millas al oeste de la isla de Ons. En la llamada explicaban que el barco tenía una fuga interior producida en un tanque de combustible y que había derivado hacia una de sus bodegas, produciendo una descarga al mar que estimaban en unos 150 litros de fuel.

El buque María Pita de Salvamento Marítimo acudió a las inmediaciones y permaneció a su lado hasta que la visibilidad permitió seguir la inspección visual de la zona, si bien en ese momento no se encontraron restos de fuel.

El lunes 12 de diciembre no pudieron salir medios aéreos a reconocer la zona debido a las malas condiciones meteorológicas. Ayer, martes 13, salió el avión de Salvamento Marítimo para reconocimiento de la deriva prevista del vertido, según simulación realizada por el CCS Finisterre, con resultado negativo, sin que se detectasen restos de fuel en el mar. Durante el mediodía salieron el helicóptero Pesca I, la lancha Salvamar Sargadelos y medios de la cofradía y del ayuntamiento.

Tras aparecer restos de hidrocarburo en medio de las algas que llegaron a la costa hasta dos playas de A Illa de Arousa, las autoridades activaron el plan marítimo nacional, en fase de alerta, movilizando la embarcación Salvamar Sargadelos y el helicóptero Pesca 1 de la Xunta.

Durante su inspección de la zona, más allá de las playas que fueron limpiadas por operarios del servicio municipal de obras del Ayuntamiento de A Illa de Arousa, no se hallaron restos de fuel en ninguna otra ubicación, según la Dirección General de la Marina Mercante.