Tres pacientes del área de Vigo, primeros en el mundo en someterse a la ‘repicadura’ de avispa velutina

Velutina con aguijón.

Mediante este método, el paciente es picado por el insecto causante de su alergia, de forma controlada y bajo el control de los profesionales, para confirmar la eficacia de la vacuna

El servicio de Alergología del área Sanitaria de Vigo ha puesto en marcha dos iniciativas para mejorar la atención a las alergias causadas por el veneno de las picaduras de las abejas y avispas. Se trata de un nuevo procedimiento diagnóstico, el de Repicadura Intrahospitalaria, y de un servicio de Identificación de Himenópteros para todos los alergólogos gallegos.

Estas nuevas prestaciones sanitarias sitúan al servicio de Alergología, dirigido por la doctora Carmen Marcos, en la vanguardia de la asistencia en la alergia al veneno de Himenópteros. De hecho, en relación con la Repicadura Intrahospitalaria, hace unos días se han realizado las primeras repicaduras en el mundo con Avispa velutina a tres pacientes del área sanitaria de Vigo.

El alergólogo y coordinador de este proyecto, Luis Arenas, explica que “estamos muy satisfechos ya que no está descrito en la literatura científica la repicadura con este tipo de avispas. A la luz de los conocimientos actuales, la prueba más fiable para valorar la eficacia de la vacuna es la de la provocación mediante la repicadura controlada con un insecto de misma especie que el responsable de la sensibilización. Esto es, siguiendo el protocolo establecido, promovemos que el paciente sea picado por el insecto causante de su alergia para confirmar que la vacuna que se le viene administrando es eficaz y le proporciona la protección idónea”. 

Los insectos son proporcionados por pacientes apicultores o capturados por el propio doctor Arenas o algún colaborador, como la bióloga doctora Sandra Rojas. Tras ser preparados, se colocan encima de la piel en el antebrazo del paciente para que hagan una picadura e introduzcan el veneno en la piel del paciente. En este procedimiento,  el paciente está en todo momento monitorizado y con control médico, y permanecerá unas horas en observación para estudiar su evolución clínica y las posibles reacciones adversas.

Por ahora, se ha realizado esta técnica a 14 pacientes, fundamentalmente a apicultores y profesionales de elevado riesgo por su alto grado de exposición a himenópteros, como desbrozadores o trabajadores del campo.

La Unidad de Inmunoterapia vacuna 400 pacientes mensuales

La mayoría de los pacientes que son remitidos a los especialistas en Alergología por reacciones adversas tras la picadura de himenópteros, han sufrido varias picaduras de diferente intensidad a lo largo de sus vidas, y algunas de ellas pudieran haber generado una respuesta inmunológica.

“Por lo general, la última picadura, causante de sintomatología general, es la que suele motivar a la remisión de esos pacientes a las consultas de Alergología, aunque a veces no es así, y hay pacientes con sintomatología general que no fueron escrutados por los alergólogos ni instruidos en el manejo de la medicación de urgencia ni de los autoinyectores de adrenalina, con el consiguiente riesgo para ellos”, explica Arenas.

Una vez el paciente es diagnosticado, en la Unidad de Inmunoterapia se le administra una vacuna específica, elaborada con veneno de abeja o de 2 tipos de avispas. En esta Unidad, que cuenta con personal de enfermería especializado en esta inmunización, se vacuna a 400 pacientes mensuales.

Servicio de Identificación de Himenópteros para toda Galicia

En lo referido al nuevo servicio de Identificación de Himenópteros, tiene por objeto que  en caso de que los pacientes o sus familiares atrapen al insecto (u otro espécimen del mismo nido del que procedía el responsable de picadura) que les ocasionó la reacción alérgica, este pueda ser identificado correctamente en beneficio de un diagnóstico exacto.

La identificación correcta del insecto responsable de la picadura es uno de los problemas más importantes en la atención a estas alergias. Hay insectos que dejan clavado su aguijón, pero existen muchos otros cuyo aguijón no queda retenido en la piel.

El doctor Arenas asegura que “por todas estas dificultades, desde Alergología de Vigo ponemos a disposición del resto de colegas de Galicia este servicio de identificación. Así, pueden remitirnos el insecto o sus restos en un pequeño frasco con alcohol de 70º para evitar su descomposición; o como en caso alguno, fragmentos de un nido que puede contener huevos o larvas.”

En ausencia del himenóptero es importante conocer determinados datos complementarios, que son relevantes para identificar su especie, como por ejemplo la localización exacta del paciente y que estaba haciendo en el momento de la picadura, o el lugar de origen del insecto (suelo, muro, buzón de correos, tejado, chimenea, huerta, árbol frutal..), etc.