Treinta detenidos en un operativo de la Policía Nacional de Vigo por tráfico de drogas

La investigación comienza por diferentes informaciones de asociaciones vecinales, por llamadas telefónicas al CIMAC (Sala del 091), y por informaciones anónimas, recibidos en las diferentes plataformas y aplicaciones de Colaboración Ciudadana de la Policía

Informaciones de asociaciones vecinales, llamadas al 091 y avisos anónimos sobre un punto negro de venta de drogas en una vivienda de Vigo han llevado a la Policía Nacional a practicar una treintena de detenciones por menudeo de sustancias estupefacientes. Durante la operación los agentes han realizado también 8 registros domiciliarios, intervenido cuatro vehículos y una motocicleta, 3 armas de fuego, armas blancas y una defensa extensible, 11 balanzas de precisión, material informático y numerosos teléfonos móviles, más de 20.000 euros en efectivo y sustancia estupefaciente (10 kilos de Hachís y 110 gramos de cocaína).

La investigación dio comienzo a principios de este año, cuando se reciben numerosas quejas vecinales, llamadas anónimas a la sala del 091,e intervenciones policiales, donde se constata la existencia de un «punto negro» de venta de sustancia estupefaciente, en torno a la calle Xilgaro 62,de Vigo.

Por parte del grupo Udev Drogas de la Comisaría de Vigo se inicia una larga y ardua investigación en torno al domicilio indicado, donde ya en años anteriores se habían producido intervenciones policiales por los mismos hechos.

Los principales investigados forman parte de un clan familiar dirigido por la madre y dos de sus hijos de «etnia gitana», como proveedores de la sustancia estupefaciente, de la que se abastecen personalmente a demanda, por turnos de trabajo, generando con ello elevados ingresos económicos, que reparte entre los miembros de esta familia.

La venta de sustancias estupefacientes en esta vivienda genera un trasiego continuo de toxicómanos, a cualquier hora del día y de la noche, y con ello alarma social y preocupación entre los vecinos de la zona que sufren desde hace años los efectos de la venta de droga en el barrio, con altercados, suciedad, hurtos,…

La vivienda de la calle Xilgaro , tal y como se constata por las numerosas vigilancias efectuadas en la zona, está continuamente habitada por diferentes personas, bien por los propios vendedores, de forma temporal , o quienes custodian la «droga» que son utilizados por el núcleo familiar para la distribución de la misma, desplazándose a las calles aledañas, portando pequeñas dosis de sustancia estupefaciente , denominados en el argot «corrillos».

Los resultados de la investigación, tras las detenciones y los registros efectuados, llevan a la conclusión de la existencia de un entramado delictivo, donde son varios los que se proveen de la sustancia estupefaciente, desplazándose a localidades cercanas, los que «cocinan» la droga, preparando la dosis para la venta y consumo, los que se dedican a «guardería», ocultar y custodiar la droga, y por último, los vendedores, que en pequeñas cantidades distribuyen la sustancia preparada para el consumo, incluso en el interior de la vivienda.

Todo lo actuado está en manos del Juzgado de Instrucción número 4 de Vigo, quien mantuvo el secreto de las investigaciones, hasta el momento en que pasan a disposición los detenidos, quedando en libertad con cargos.