Trata de arrollar a dos agentes al mando de una minimoto antes de huir por un callejón al grito de «¡abre la puerta, ábrela!»

El joven, de 26 años, acabó propinando, sin previo aviso, un puñetazo a uno de los policías, dando positivo en la prueba de alcoholemia

La Policía Local de Vigo ha detenido a un joven vigués de 26 años que, al mando de una minimoto, trató de arrollar a dos agentes cuando le dieron el alto, huyendo antes de ser interceptado, y propinando luego un puñetazo a uno de los funcionarios. Por estos motivos, se procedió a su detención por un supuesto delito contra la seguridad vial y por atentado a agentes de la autoridad.

Los hechos sucedieron el pasado día 4, sobre las 21.30 horas, momento en el que una Unidad de la Policía Local de Vigo se encontraba atendiendo un servicio de tráfico en la calle Lourido. En el ejercicio de sus funciones, los agentes observaron que en su dirección se dirigía un individuo conduciendo una minimoto.

El agente más adelantado procedió a darle el alto, si bien el conductor no aminoró la marcha, dirigiéndose hacia él y obligándole a apartarse para evitar ser arrollado.

El otro agente, que se encontraba por detrás de su compañero, se encontró en la misma situación, observando que el vehículo trataba de envestirlo, logrando saltar a tiempo hacia un lado.

El conductor de la minimoto continuó su recorrido, cayéndose a unos 60 metros de la dotación policial, instante que aprovecharon los agentes para tratar de interceptarlo.

Una vez a su altura, el motorista aceleró, realizando un giro de 180 grados y golpeando a uno de los policías con la maneta derecha, en la muñeca izquierda, continuando la huida por la zona peatonal, a pesar de que en el lugar se encontraban 5 personas, las cuales tuvieron que apartarse para evitar ser alcanzados.

Acto seguido, enfiló, seguido por los agentes, hacia un callejón sin salida al grito de «abre la puerta, ábrela». Sin embargo, no logró su objetivo, siendo interceptado por los agentes y mostrándose muy alterado. En el lugar se encontraba su mujer, natural de Vigo y de 30 años, que logró tranquilizarlo.

Los Agentes le invitaron a someterse a la prueba de determinación del grado de impregnación alcohólica, tras comprobar que mostraba síntomas compatibles con el consumo de bebidas, accediendo. En el trayecto hacia el furgón de Atestados, para realizarle la mencionada prueba, sin previo aviso, se paró en seco girándose y propinando un puñetazo a uno de los agentes entre la mandíbula y la oreja izquierda, tratando de iniciar la huida a pie.

No obstante, fue reducido mostrando una gran resistencia activa, teniendo que engrilletarle para evitar una nueva agresión.

Una vez en dependencias policiales, procedieron a realizarle las pruebas preceptivas de determinación del grado de impregnación alcohólica, arrojando estas un resultado positivo de 1’04 y 0,98. mg/l de alcohol por aire expirado, lo que excede el límite penal establecido. A mayores, y tras verificar sus datos, se constató que carecía de permiso de conducir.

En atención a estos hechos, se procedió a su detención por un supuesto delito contra la seguridad vial y por atentado a agentes de la autoridad. A mayores, se dio cuenta a la autoridad judicial competente por conducir un vehículo a motor careciendo de permiso administrativo correspondiente, y por el resultado positivo en la prueba de alcoholemia, que excedió del límite penal establecido.