Sergio, en la encrucijada

El guardameta en un entrenamiento reciente. Foto: RCCelta

El portero sufre una rotura de los dos meniscos y de parte del ligamento de su rodilla derecha a poco más de un mes del fin de su contrato

La de Sergio es una de esas historias que, con el tiempo, enamoran o detestan. Llegó a la portería celeste sin hacer ruido. Tan en silencio, que era el suplente de Yoel en el último periplo por segunda, antes del asalto definitivo hacia primera en 2012, temporada de su consolidación. Un año antes, en aquella fatídica promoción contra el Granada, el titular era Yoel. Sergio perseveró y se hizo con un hueco en el equipo.

Desde entonces, y prácticamente hasta este año, el de Catoira ha sido el dueño de la portería celeste. También en la época del Toto, en las espinas aún clavadas de Manchester y Vitoria. Pero este año, el destino parece haberse puesto de perfil. El titular es Rubén, y ahora, con el fin de su contrato a la vuelta de la esquina -el próximo 30 de junio-, su rodilla derecha ha dicho basta: la resonancia magnética desvela una rotura en los dos meniscos y una lesión parcial en el ligamento cruzado anterior de la misma articulación.

El siguiente paso de Sergio es el quirófano. Será operado en los próximos días y el tiempo de baja oscilará entre los dos y cuatro meses en función de si se realiza la extracción de la zona meniscal dañada o la reconstrucción de la misma.

Todo, en el peor momento posible. A expensas de saber lo que hará el club, Sergio puede verse sin equipo, teniendo que buscar otro destino en mitad de una recuperación aún por cumplirse. Mientras tanto, Iván Villar y Dragan Rosic esperan su oportunidad.