Portugal informó al Gobierno de España el 8 de diciembre de que el Toconao había perdido seis contenedores

La Dirección General de Recursos Naturales, Seguridad y Servicios Marítimos del país vecino emitió un informe apuntando que el buque había perdido seis contenedores, información que se trasladó, además de a las autoridades portuguesas, a la Agencia Europea de Seguridad Marítima y a las autoridades españolas

El pasado 8 de diciembre el buque Toconao perdía 6 contenedores en aguas portuguesas, a la altura de Viana do Castelo. Uno de ellos contenía más de 26 toneladas de pellets que comenzaron a llegar, con los días a la costa gallega.

Desde el Gobierno central se ha asegurado siempre que la Xunta tuvo conocimiento de estos hechos el pasado día 13 de diciembre. Esa jornada, sin embargo, lo que hay es una alerta al 112 Galicia en la que un particular alerta de la llegada de estas pelotitas de plástico. Pero no se establece ningún vínculo con el Toconao. Cada año, no obstante, circulan por las aguas del Viejo Continente 160.000 toneladas de estos pellets, según datos de Surfrider Europe, una organización sin ánimo de lucro que trabaja para proteger el medio ambiente.

Ese mismo día, la central de Emergencias traslada la información a Salvamento Marítimo, dependiente del Ministerio de Transporte con lo que, por la misma regla de tres, el Gobierno central también sería conocedor de la situación.

Sin embargo, lo cierto es que el Ejecutivo central tenía información más precisa desde el mismo día 8 de diciembre. Esa misma jornada, la Dirección General de Recursos Naturales, Seguridad y Servicios Marítimos de Portugal emitió un informe apuntando que el buque Toconao había perdido seis contenedores frente a las costas de Viana do Castelo. Esta información se trasladó, además de a las autoridades portuguesas, a la Agencia Europea de Seguridad Marítima y a las autoridades españolas.

En él, se especifica que la Dirección General de Recursos Naturales, Seguridad y Servicios Marítimos de Portugal reportó el incidente el mismo día en el que se produjo, tras recibir la comunicación VHF de pérdida de carga por parte del Toconao, y que los caídos al mar, según esa primera información, eran seis contenedores que no llevaban mercancías peligrosas (Código IMDG).

También se concreta que la información fue trasladada a España, a Portugal y a la Agencia Europea de Seguridad Marítima (EMSA).