Pide su absolución el acusado de intentar agredir sexualmente a una enfermera de Vigo

Los hechos se remontan a la noche del 7 al 8 de febrero de 2022 cuando, según expone el ministerio fiscal, el acusado estaba ingresado en una habitación de la unidad de Psiquiatría del hospital Álvaro Cunqueiro

La defensa del acusado por intentar agredir sexualmente a una enfermera de Vigo ha pedido la libre absolución de su representado, para el que la Fiscalía, que considera probados los hechos, solicita una pena de once meses y veinte días de prisión.

El juicio por estos hechos se ha celebrado este miércoles en la sala de lo Penal 3 de la ciudad olívica, y en la vista, el acusado, de 40 años de edad, se ha negado a declarar ni a responder a ninguna pregunta. De hecho, también rechazó ejercer su derecho a pronunciarse al final de la sesión.

Los hechos se remontan a la noche del 7 al 8 de febrero de 2022 cuando, según expone el ministerio fiscal, el acusado estaba ingresado en una habitación de la unidad de Psiquiatría del hospital Álvaro Cunqueiro. En un momento determinado, cuando la enfermera entraba en la habitación para atender a otra persona, el acusado se quitó la ropa y apagó la luz.

La enfermera ha relatado que esa medianoche acudió a la habitación para atender a otro paciente y vio que él pasaba de la cama al baño desnudo, con el pene erecto, y posteriormente, al salir, el individuo apagó la luz y, cuando ella trató de encenderla, la intentó meter en el servicio y la agarró por el costado, aunque sin meterle mano, mientras le decía palabras sueltas de índole sexual.

La sanitaria pidió al otro paciente que llamara por el timbre para requerir ayuda, pero él no pudo hacerlo; sin embargo, ella logró abrir la puerta y solicitar auxilio.

La enfermera ha afirmado que le gustaría recibir una indemnización porque «la experiencia no fue buena» y ha señalado que le «parece adecuado» la que solicita el fiscal en concepto de responsabilidad civil, 1.000 euros.

El acusado estaba ingresado en la unidad psiquiátrica en que trabajaba la enfermera por las dudas sobre su estado psíquico, si bien los forenses han precisado que descartaron una patología grave de tipo psicótico que pudiera afectarle a la capacidad volitiva.