El lateral se resiente de su pubalgia y no podrá jugar el domingo en San Mamés, mientras que el central mexicano se recupera en tiempo récord

El último choque copero del Celta contra el Mérida había dejado dos damnificados en la enfermería céltica: el capitán Hugo Mallo, con molestias en el pubis desde entonces, y el central Néstor Araujo, víctima de un esguince de rodilla del que se llegó a especular con que podría ser baja hasta 8 semanas.

Finalmente, en el caso del mexicano las semanas se han convertido en día y hoy ha recibido el alta médica. Situación contraria a la del lateral derecho, que causa baja definitiva para el choque del domingo por esos problemas de pubalgia.

Mallo se ejercitó esta mañana al margen de sus compañeros, en una sesión en la que ya participó con el grupo el internacional colombiano Jeison Murillo, que podría debutar en Bilbao.