Miguel Martínez entra en el palmarés de la Travesía a Nado de la Ría de Vigo, que incluye a la gijonesa Alba Ortiz, líder del circuito gallego 

El vigués del Canoe se impuso al portugués Hugo Ribeiro (Leixoes), que tuvo que conformarse con la segunda posición

La niebla impidió la salida desde Moaña y a media mañana se disputó en Vigo un recorrido alternativo, más corto, ante el espigón

La prueba popular, también de 3.200 metros, para Álvaro Gómez (Hércules) y Rosalía García (CN Galaico)

Miguel Martínez Novoa (Vigo, 2000), nadador del Real Canoe Natación Club madrileño, sucede a Gaspar Andrade (Arzúa, 1998) como vencedor absoluto de la Travesía a Nado de la Ría de Vigo, tres años después de la última edición.

El vigués, con dos segundos puestos consecutivos (2018 y 2019, siempre con Andrade como campeón), sumó a la tercera oportunidad otra travesía a su ya importante palmarés en aguas abiertas. En 2018, el subcampeonato le valió para reafirmarse como campeón del Circuito Gallego de Aguas Abiertas de aquel año. Esta vez se llevó un premio mejor, ser profeta en su tierra.

Organizada por el Real Club Náutico de Vigo, la prueba necesitó inyecciones de paciencia en participantes y club. Una intensa niebla cubría la ría viguesa a las nueve de la mañana, cuando la reunión técnica. Se tomaba la decisión de ir a la playa de O Con (Moaña), reagrupando a los nadadores que salieron desde Vigo y a los que, desde otras localidades, directamente habían acudido a Moaña. Allí se esperó hasta las 11:00 horas. Aunque la niebla comenzaba a remitir muy lentamente, el riesgo era evidente y la organización decidió activar el plan B, es decir, regresar a Vigo para nadar el recorrido alternativo entre el Náutico y el Muelle Transversal, con rectángulo al que dar dos vueltas entre el mulle portuario y el faro del espigón antes de regresar al punto inicial de salida. Los numerosos aficionados que se situaron en el espigón del puerto deportivo pudieron seguir todo el recorrido de forma muy cercana pasado el mediodía. La logística funcionaba, aunque el cambio fuese complicado, porque había medio centenar de personas trabajando para que la carrera se celebrara.

Por vez primera, la rampa de la dársena deportiva era escenario del comienzo a pie. Desde el principio, la pelea por el triunfo absoluto se centró en el portugués Hugo Ribeiro (Leixões Sport Clube) y en Martínez Novoa. En la primera vuelta, el portugués iba delante, pero en la segunda el vigués tomaba el mando y ya no lo cedería, para firmar un tiempo de 38 minutos y 5 segundos frente a los 38:22 minutos del luso de Perafita. Para el recuerdo, el sprint final entre Lucas Costa (CN Ponteareas) y Mateo García (CN Sarval Arteixo), llegados en el mismo tiempo (39:17). Costa tocaba el arco de meta, como era preceptivo -García no lo hizo-, y los jueces daban tercero al nadador del club ponteareano. Lucas lidera el circuito gallego masculino y en esta cuarta prueba de un total de ocho, demostró que va lanzado a por el triunfo.

La primera mujer sería Alba Ortiz de Guinea, gijonesa del CN Ponteareas y que nadaba por vez primera esta travesía. Octava en la general absoluta, su manotazo al arco de llegadas paró el crono en 42:06 minutos. Era favorita, lo demostró y con esta victoria se coloca al frente del circuito autonómico femenino de aguas abiertas, desbancando a Paula Rodríguez (Club del Mar de San Amaro), con una prueba más pero que este domingo solo pudo ser sexta en categoría femenina, decimoquinta en la clasificación general. Tras Ortiz de Guinea, Alba Gómez, décima (44:16, CN Arteixo) e Inés Borge, undécima (45:15), del CN Ponteareas.

Además, el Náutico se felicitó por el noveno puesto en la general absoluta de Samuel Infestas (44:02), que le sigue pegando a todo: estudios, natación y waterpolo.

En la prueba popular (salían justo a continuación de los nadadores Elite), triunfo para Álvaro Gómez (Club Hércules, 44:05) y Rosalía García (CN Galaico, 46:49). La triatleta Esther Valiño, ganadora de la popular en 2018, se quedaba a 1:55 minutos de la vencedora.

Además, el Náutico planteó una mañana con pruebas para benjamines, alevines e infantiles y una carrera de relevos 4×400 en la dársena. Todas fueron seguidas por numeroso público, tal vez en una de las ediciones con mayor número de aficionados en los alrededores del Náutico en los últimos diez años.

La entrega de trofeos, en la terraza del club, cerró esta primera edición de la travesía tras la pandemia. El vicepresidente Eduardo Lago estuvo acompañado por Marisa Urcullu, directiva responsable de la sección de natación, y por Miguel Cameáns, además de por Andrés Carrera, directivo responsable de aguas abiertas en la Federación Gallega de Natación.

Declaraciones

Miguel Martínez (Real Canoe). “La prueba se ha decidido en la segunda vuelta de la carrera, cuando he empezado a progresar desde la primera boya y he enfilado la línea de meta con un margen de distancia sobre Hugo. Con la niebla e ir y volver a Moaña, era bastante complicado estar en carrera, pero el mar estaba bastante en calma y ha favorecido mi forma de nadar. Ahora, a descansar un poco, aunque haré alguna travesía más del circuito gallego; empiezo la temporada en Madrid el 5 de septiembre”.

Alba Ortiz (CN Ponteareas). “Pese al cambio de recorrido de última hora me gustó mucho y me sentí muy a gusto en el agua. Era la primera vez que nadaba esta travesía. Estaba bastante concienciada de que la opción más probable era que no nadásemos el circuito original así que fui mentalizada”.