Los dos municipios suspenden sus actividades y trasladan su pesar a las familias

Se reanuda el operativo de búsqueda del patrón del pesquero hundido este lunes en Cíes

El mar, quién si no, ha vuelto a teñir de luto Galicia. Esta vez le ha tocado el turno a Nigrán y a Baiona, lugar de procedencia de los dos marineros -muerto y desaparecido- víctimas del naufragio, ayer por la tarde, del Marsua J.

A la sombra de las Cíes, la ría se tragaba la embarcación poniendo fin al Entroido en Val Miñor. El Concello de Baño ha decretado dos días de luto oficial por la muerte de José Manuel Freire Leyenda, de 41 años, y la desaparición de Jorge Emilio Martín Costas, de 52 años, patrón de la embarcación y vecino de Panxón.

Mientras tanto, en Nigrán se anunciaban también la suspensión de todas las actividades festivas y culturales previstas para estas jornadas. «En nome de toda a veciñanza, traslada todo o seu apoio e solidariedade á familia», apuntaba el Concello en un comunicado.

Mientras tanto, hoy por la mañana se han reanudado las tareas de búsqueda, coordinadas por el centro de Salvamento Marítimo de Vigo, dependiente del Ministerio de Transportes. Para esta jornada, la búsqueda del patrón del ‘Marsua J’ se realizará en una área que delimita un rectángulo alrededor de las Illas Cíes, limitado al norte por Cabo Couso, al sur por Baiona y al este por la Illa de Toralla. Hacia el oeste, se extenderá dos millas.