Los trabajadores de Vitrasa rechazan el preacuerdo y mantienen la huelga indefinida

El comité de empresa ya ha trasladado el resultado de las asambleas a Vitrasa y solicita la celebración de nuevas reuniones de negociación «que permitan desbloquear el conflicto»

Los trabajadores de Vitrasa, concesionaria del servicio de bus urbano de Vigo, han rechazado en asamblea el preacuerdo alcanzado entre el comité y la empresa en las últimas horas, por lo que se mantiene la huelga indefinida iniciada el pasado 25 de noviembre, en demanda de un nuevo convenio con mejoras salariales y sociales.

Este jueves, empresa y sindicatos sellaron un preacuerdo, que debía ser ratificado por los trabajadores, que contemplaba la suspensión de la huelga y de las movilizaciones por tres semanas, a cambio de la retirada de sanciones impuestas por Vitrasa a varios trabajadores y representantes sindicales.

Además, la empresa ofreció un incremento salarial del 2,5 % para 2023 y los años anteriores, como punto de partida para negociar, y quedaría también pendiente de acordar el aumento de sueldos a partir de 2023. Del mismo modo, Vitrasa trasladó que permitiría el cambio de descansos y de turno entre compañeros (siempre que no se incumpliese el descanso mínimo legal), y un aumento en el plus de nocturnidad del personal de taller, según informó el comité.

El comité de empresa ha comunicado que ya ha trasladado el resultado de las asambleas a Vitrasa y que ha solicitado la celebración de nuevas reuniones de negociación «que permitan desbloquear el conflicto». Todo ello tras constatar que la respuesta de la plantilla a los planteamientos de la concesionaria ha sido «clara y rotunda», que consideran la oferta «insuficiente» y que «los ánimos para continuar con las movilizaciones se mantienen firmes».