Las estafas por Internet aumentan un 200% en la provincia en los primeros cinco meses del año

«Las ciberestafas suponen ya en el territorio de la Guardia Civil -es decir, en toda la provincia excepto las grandes ciudades- una de cada tres denuncias, llegando a contabilizarse solo en la comisaría de Vigo casi 100 denuncias al día durante el mes de mayo», alerta la subdelegada del Gobierno, Maica Larriba

Las estafas por Internet son la principal preocupación de las fuerzas y cuerpos de seguridad en la provincia de Pontevedra. Durante los cinco primeros meses de 2022 estos delitos se aumentaron «por encima del 200%», según los datos aportados ayer por la subdelegada del Gobierno, Maica Larriba.

En este marco, Larriba ha concluido que los datos «son, en líneas generales, buenos», pero ha lamentado las cifras que deja la ciberdelincuencia con un 200% por encima de lo que era habitual. La comparativa interanual se realizó teniendo en cuenta los mismos meses de 2019 y no los de 2020 y 2021, ya que estas anualidades se vieron afectadas por el confinamiento y otras medidas y restricciones derivadas de la situación sanitaria.

Tal y como han transmitido los responsables policiales, estos ciberdelitos continúan creciendo mes a mes y lastran las cifras generales de infracciones penales de la provincia. «Las ciberestafas suponen ya en el territorio de la Guardia Civil -es decir, en toda la provincia excepto las grandes ciudades- una de cada tres denuncias, llegando a contabilizarse solo en la comisaría de Vigo casi 100 denuncias al día durante el mes de mayo», ha alertado.

La subdelegada ha aludido también a otro problema que supone el aumento de las lesiones leves provocadas por broncas y peleas vinculadas, en muchas ocasiones, al ocio nocturno. No obstante, ha afirmado que el resto de delitos registraron en lo que va de año descensos pronunciados.

En este sentido, ha celebrado que los robos en viviendas han caído en la provincia un 22% y en establecimientos comerciales un 45%. Los hurtos también han registrado una caída del 23% y los restantes delitos contra el patrimonio han descendido en un 3,5%.