La Xunta le pide al gobierno que tome conciencia de la grave situación de la A-6 un año después del colapso y acceda a la reconstrucción simultánea de ambos viaductos

La conselleira de Infraestructuras e Movilidade, Ethel Vázquez, junto con el delegado territorial de la Xunta en Lugo, Javier Arias, se desplazó hoy hasta O Castro para abordar con representantes del sector del transporte de mercancías la situación de la autovía

La Xunta le solicitó nuevamente hoy por carta al Ministerio de Transportes que rectifique y acometa por la vía de emergencia la reconstrucción conjunta de los 2 viaductos

Vázquez Mourelle señala que a la vista de las actuaciones, no parece viable que el 1º viaducto pueda estar finalizado en 2023, ni que el viaducto sentido A Coruña llegue la finalizarse en 2024

Advierte que la insistencia del Gobierno de España abocará la que los gallegos tengan durante muchos años solo media autovía, demorando la solución definitiva hasta 2028

Reitera que la reconstrucción simultánea y por emergencia, que también reclama el Parlamento gallego y comparten los sectores sociales, y económicos, permitiría la restitución total en el menor tiempo posible de esta autovía estratégica

La Xunta le pidió hoy al Gobierno de España que tome conciencia de la grave situación de la A-6 un año después del colapso y acceda a la reconstrucción simultánea de ambos viaductos de la autovía.

La conselleira de Infraestructuras e Movilidade, Ethel Vázquez, junto con el delegado territorial de la Xunta en Lugo, Javier Arias, se trasladó hoy con representantes del sector del transporte de mercancías a la antigua N-VI, en el núcleo de O Castro, para llamar, una vez más, la atención sobre la situación de la autovía, que mañana cumplirá un año desde el colapso del viaducto de O Castro, manteniéndose desde entonces cerrada a la altura de Pedrafita.

En este encuentro participaron los presidentes de Fegatramer y Tradime, Ramón Alonso y José Fernández, respectivamente; y distintos representantes del sector, como la presidenta de Acotrades A Coruña, Lucía Loureiro; el presidente de la Asociación del Transporte del Carbón de las Pontes, Manuel Bouza Bouza; o el secretario de Tradime, Jesús Antonio Suárez Oliver, entre otros.

Vázquez Mourelle les trasladó que hoy mismo, desde la Xunta se le pidió por carta nuevamente al Ministerio de Transportes que tome conciencia de la situación de la A-6, que mude su posicionamiento y acceda a la ejecución como emergencia y de manera simultánea de ambos viaductos para que Galicia vea restituido el tráfico completo lo antes posible.

Incidió que la negativa del Gobierno de España a rectificar su plan de reconstrucción está causando enormes perjuicios en términos de logística, de competitividad y poniendo en riesgo la seguridad vial de miles de usuarios que cada día tienen que emplear el desvío alternativo habilitado; un desvío, dijo, que no es eficaz ni cumple las condiciones necesarias.

Segundo indicó la titular de Infraestructuras, la Xunta pidió al Gobierno de España que recapacite y mude su decisión, para evitar un nuevo agravio y un daño irreparable a los gallegos. De lo contrario, subrayó, la insistencia del Gobierno de España abocará la que los gallegos sigan teniendo durante muchos años únicamente media autovía, demorando la solución definitiva quizás hasta 2028.

La conselleira expresó la gran preocupación por la situación de la autovía, una de las principales arterias de comunicación del territorio con la Meseta.

Recordó que antes de colapsar el viaducto del Castro, la vía ya llevaba cerrada un año por las obras de emergencia que estaba acometiendo el Ministerio con una inversión de 26 millones de euros.

También apuntó a los problemas en el transporte de mercancías, al ser el principal afectado por el cierre de esta autovía troncal, que tiene graves consecuencias tanto en términos de seguridad vial, como de logística y de competitividad.

Ethel Vázquez se refirió al enorme volumen de tráfico que soporta todos los días esta arteria de comunicación, gran parte de él pesado, que ahora mismo, y desde hace demasiado tiempo ya, cuando llega a Pedrafita se encuentra con un embudo y con el deber de circular por un desvío alternativo que no es eficaz ni reúne las condiciones necesarias.

Incidió en que en los últimos meses se registraron ya varios accidentes por ese trasvase de tráfico hacia nacional. El último se produjo a finales de mayo, entre dos camiones, y obligó a cortar el desvío alternativo, provocando importantes atascos y retenciones que bloquearon la entrada a Galicia durante horas.

Ante esta situación, tanto la Xunta como los transportistas se preguntan que más tiene que pasar para que el Gobierno de España reaccione y tome este asunto en serio.

La titular de Infraestructuras defendió que el transporte de mercancías necesita una alternativa de movilidad eficaz y segura, teniendo en cuenta, además, que la situación se verá agravada en invierno, visto el ritmo de avance en las obras de reconstrucción.

Tal y como se están desarrollando los trabajos, no parece viable que ese 1º viaducto pueda estar finalizado en 2023, como se dijo. Del mismo modo, tampoco parece posible que el viaducto sentido A Coruña pueda estar finalizado en 2024, al rechazar el Gobierno central, como así ratificó hace tan sólo unos días la ministra de Transportes, ejecutarlo por emergencia y de manera simultánea.

Ethel Vázquez dijo que la Xunta y los transportistas no pueden compartir ni comprender como a estas alturas el Gobierno de España sigue rechazando la ejecución conjunta y por emergencia de los 2 viaductos, como se le viene pidiendo desde el Gobierno gallego. Este modo de reconstrucción también es lo que reclama la Cámara autonómica y comparten los sectores sociales, económicos y empresariales, puesto que permitiría la restitución completa del tráfico de la A-6 en el menor tiempo posible.

El caso de la A-6 en Pedrafita reúne claramente los requisitos para una declaración completa de emergencia: porque a día de hoy ese trecho de la autovía es una ‘garganta de botella’ con falta de seguridad y los nuevos viaductos se tendrán que ejecutar en una ladera con pendiente pronunciada lo que implica que los riesgos geotécnicos de una ejecución “diferida” del segundo viaducto pueden ser mayores.

La conselleira concluyó incidiendo que la Xunta y el transporte de mercancías están seguros de que tiene que haber una rectificación de los planes del Ministerio y por eso siguen reclamando que así sea.