La Xunta inicia el proceso de adjudicación de 24 viviendas de promoción pública en Chantada

La delegada territorial de la Xunta, Marta Fernández-Tapias, señala que las viviendas que se construyen en la calle Canicouva se pondrán la disposición de las familias de la ciudad, tras invertir 3,4 millones de euros

Los adjudicatarios provisionales saldrán de un sorteo ante notario el 13 de mayo entre las personas que estén inscritas en la ciudad en el Registro de demandantes de vivienda

Recuerda que los presupuestos autonómicos del 2021 apuestan por una importante inversión en vivienda pública, que supera los 12,5 millones de euros en Vigo

La delegada territorial de la Xunta en Vigo, Marta Fernández-Tapias, anunció hoy el inicio del proceso de adjudicación de las 24 viviendas de promoción pública que la Xunta de Galicia construye en la calle Canicouva (Chantada) en el ayuntamiento vigués. La representante autonómica destacó así que estas actuaciones responden a la ambiciosa política de vivienda de la Xunta, que se marca cómo prioritario la construcción de viviendas protegidas en las ciudades gallegas, y que en el caso de Vigo se suman a las 33 ya adjudicadas en la calle Ignacio Grobas.

Se trata de inmuebles de 4, 3 o 2 dormitorios, 3 de ellos adaptados a personas con movilidad reducida, que cuentan con garaje y trastero, patio exterior y con acabados de calidad. Además, indicó Fernández-Tapias, se localizan en una zona estratégica de la ciudad como es el acceso a la Universidad y al Hospital Público Álvaro Cunqueiro.

El objetivo de esta intervención en la que la Xunta está invirtiendo 3,4 millones de euros, segundo subrayó durante una visita esta mañana a la promoción, es lo de facilitar el acceso la una vivienda a todas las familias que precisen ayuda a un cueste asumible.

Así, señaló que los adjudicatarios provisionales saldrán de un sorteo ante notario el 13 de mayo entre las personas que estén inscritas en la ciudad en el Registro de demandantes de vivienda.

En este contexto, Fernández-Tapias recordó que los presupuestos autonómicos del 2021 apuestan por una importante inversión en materia de vivienda pública en la ciudad de Vigo que se completa con el impulso del ámbito residencial de San Paio de Navia, a lo que se destinan más de 12,5 millones de euros que incluyen, destacó: 8 millones para la construcción de 1.600 viviendas; 3,8 millones de euros para continuar con la intensa labor de rehabilitación de la Xunta en el casco viejo, que ve duplicado su inversión con respeto al actual ejercicio; y los 1,34 millones que se destinan a la construcción de las 62 viviendas de promoción pública que la Xunta está finalizando en las calles Canicouva e Ignacio Grobas, con una inversión en conjunto que alcanza los 8,42 millones de euros.

Ayudas al alquiler

Por otra parte, Fernández-Tapias insistió en el especial esfuerzo que realizará el Gobierno gallego este año movilizando cerca de 10 millones de euros en ayudas directas la particulares para el alquiler a través de los cuatro programas que se tienen activados.

En este sentido, apuntó que los colectivos específicos con escasos recursos económicos pueden solicitar hasta el próximo 30 de abril las ayudas dirigidas a facilitar el acceso y mantenimiento de su vivienda habitual. Esta convocatoria, enmarcada en el Plan estatal de vivienda 2018-2021, cuenta con una dotación global de 2,27 millones de euros.

Otra de las líneas abiertas a las que hizo referencia es la destinada a apoyar a todas aquellas unidades de convivencia con dificultades a la hora de hacer frente al pagado de las rentas mensuales, derivadas en este caso del impacto que tuvo y sigue teniendo la covid-19 sobre la economía doméstica. Un programa que, tal y como recordó, se reedita por segundo año consecutivo y cuenta con un presupuesto inicial de 2 millones de euros. De este modo, los beneficiarios, que tendrán hasta el próximo 30 de septiembre para felicitar su solicitud, recibirán una subvención de hasta 500 euros mensuales durante un máximo de seis meses consecutivos.

Además de estas líneas, Fernández-Tapias destacó otros dos programas de ayudas directas en materia de alquiler, el Bono de alquiler social, que se puso en marcha en el 2015 para atender con carácter urgente a las unidades de convivencia vulnerables y con dificultades para mantener sus hogares; y el Bono de alquiler para víctimas de violencia de género, impulsado con el mismo fin pero dirigido a un colectivo especialmente sensible en este sentido.