La Xunta impulsa la corresponsabilidad en el cuidado de los hijos con la concesión de 89 ayudas a hombres y familias monoparentales del área territorial de Vigo

El área se beneficiará de ayudas por imponerte de 107.445 euros con cuantías que oscilan entre los 1.700 y los 3.700 euros por un tiempo máximo subvencionable de ocho meses

La delegada territorial de la Xunta en Vigo, Marta Fernández-Tapias, ha dado cuenta hoy de la resolución de las ayudas para la conciliación de la vida familiar y laboral por reducción de jornada de trabajo para personas trabajadoras y familias monoparentales, que beneficiarán a 89  personas -77 hombres y 12  mujeres- con el objetivo de fomentar la corresponsabilidad en las tareas y cuidado de menores en el ámbito doméstico.

Las ayudas cuentan con un presupuesto de 107.445 euros en el área de Vigo, y tienen como finalidad apoyar la asunción de responsabilidades familiares por parte de los hombres y contribuir a la desaparición de estereotipos sobre la mejor o menor disposición de mujeres y hombres para asumir las tareas del cuidado de los y de las menores. Con el apoyo económico a aquellos trabajadores que se acojan a esta medida de conciliación se facilita la permanencia en el mercado de trabajo de las mujeres con cargas familiares.

Fernández-Tapias ha hecho especial hincapié en que la convocatoria de este año tuvo en cuenta las situaciones laborales adversas derivadas del Covid-19, y que la cuantía de las ayudas se determina en función del porcentaje de la reducción de la jornada y su duración así como del número de hijos a cargo de la persona solicitante. De este modo, indicó las cuantías oscilan entre los 1.700 euros y los 3.700 para el caso de que se refieran al máximo del período subvencionable de ocho meses. En supuestos de menor duración, se prorratea de manera proporcional.

En cuanto al perfil de los beneficiarios, son hombres o familias monoparentales que optaron por la reducción de la jornada entre el 1 de julio de 2019 y el 30 de junio de 2020 y que tienen a su cuidado un hijo menor de 3 años, o menor de 12 años en el caso de que padezca una discapacidad igual o superior al 33%.

Además, estas ayudas también recaen en personas que adoptaron un niño o que prestan acogimiento familiar permanente o preadoptivo. En estos supuestos, no pueden haber transcurrido más de 3 años desde la data de la decisión administrativa o judicial por la cual se constituye la adopción. En cualquiera caso, la hija o hijo deberá ser menor de 12 años.

La delegada ha recordado que esta y otras medidas tienen por objetivo el fomento de la corresponsabilidad en los hogares gallegos: que se lleve a cabo en las familias un reparto equilibrado en el tiempo del cuidado de los hijos y de la responsabilidad de conciliar.