La Xunta habilitará la solicitud de renovación de recetas a través de la aplicación SergasMóbil

La app alertará al usuario cuando la caducidad de las recetas esté próxima y permitirá solicitar la renovación, pudiendo ser autorizada también de manera electrónica por el personal sanitario en el caso de valorarla procedente

El Sergas automatizará la gestión de las bajas derivadas de la atención hospitalaria eliminando así la necesidad de pedir cita en atención primaria para tramitar su solicitud

El conselleiro avanzó que dentro del programa de maximización asistencial para 2023 anunciado la pasada semana por el presidente de la Xunta, se programará la revisión en atención primaria de cerca de 75.000 pacientes crónicos o pluripatológicos

Comesaña lamenta la inacción del Gobierno de España a pesar de ser conocedor del problema de falta de médicos que es generalizado al conjunto del Sistema Nacional de Salud

El conselleiro de Sanidade avanzó hoy en su comparecencia ante lo pleno del Parlamento de Galicia varias medidas de impacto para simplificar los trámites entre la ciudadanía y el personal sanitario y aligerar así la carga burocrática en atención primaria.

En primer lugar, García Comesaña avanzó la intención de la Xunta de desarrollar la aplicación SergasMóbil para que genere alertas para el paciente en el momento en el que se aproxime la caducidad de su receta y le permita solicitar a través de la propia aplicación, o desde la oficina de farmacia, esa renovación.

Por su parte, el personal médico y farmacéutico recibirá esa notificación de solicitud en su sistema de historia clínica electrónica y, en el caso de valorar que la renovación procede sin necesidad de revisión física, podrá autorizarla de manera telemática.

Este sistema permitirá ahorrar desplazamientos, trámites y complicaciones tanto a la ciudadanía como al personal sanitario sin descuidar en ningún momento el cuidado de la salud de la ciudadanía.

En segundo término, el conselleiro anunció la constitución inmediata de inmediato un grupo de trabajo para diseñar un sistema que automatize/automatice la gestión de las bajas derivadas de una atención hospitalaria, con el objetivo de evitar al paciente y al personal de primaria innecesarias citas para tramitar una baja que viene ya indicada por el propio personal hospitalario tras una intervención o una atención urgente.

Durante su comparecencia, Comesaña enumeró el conjunto de avances y mejoras puesta en marcha por la Xunta de Galicia con el objetivo de conseguir una gestión más eficiente en los servicios de atención primaria del Sergas. Recordó que, a cierre de septiembre, la atención primaria gallega lleva atendidas más de 22 millones de consultas, de las cuales más de 11 millones y medio corresponden al personal de medicina de familia.

En un contexto de falta de profesionales médicos a nivel nacional, y con el ánimo de aligerar la carga de trabajo de los facultativos, recordó la ampliación de las plazas y de las capacidades del personal de enfermería y farmacia de atención primaria; con el objetivo de que puedan asumir funciones hasta ahora reservadas solo al personal médico.

En el que se refiere a la potenciación de las capacidad del personal de enfermería, puso en valor a instrucción que permite ahora a este personal realizar el seguimiento de los pacientes con tratamiento anticoagulante oral y que supuso que en lo que va de año habían sido asumidas por la enfermería más de 100.000 consultas por este motivo que antes se dirigían al médico.

Para avanzar en esta línea, el conselleiro anunció que, desde lo presente mes de octubre y hasta finalizar el año, se aprobarán cerca de 40 nuevos protocolos de enfermería de práctica avanzada, para que los profesionales de esta especialidad puedan resolver de una manera autónoma consultas vinculadas con patologías que no requieran de presencia médica.

En el caso del personal farmacéutico, destacó la habilitación de estos profesionales para renovar las recetas de pacientes crónicos. A este respeto, destacó que, entre los que trabajan en los centros de salud (cuyo número llega a los 100 tras la incorporación de 28 nuevos profesionales este año) y los destinados a la central de apoyo que apoyó de manera telefónica la aquellos centros de salud más tensionados, fueron quien resolver más de 109.000 consultas de renovación de recetas en lo que va de año. 

Entre las mejoras relacionadas con las nuevas tecnologías, el responsable de la sanidad gallega destacó las cifras del sistema CRM100 de atención al usuario, que actualmente registra, organiza y devuelve las llamadas de 162 centros de salud gallegos, resolviendo el 93% de ellas en el mismo día, y con un tiempo medio de respuesta próximo a los 40 minutos.

Por su parte, en el caso del Sistema de Atención da Demanda en Equipo (XIDE), que permite derivar a los pacientes de manera directa al profesional sanitario más idóneo, destacó que los resultados en los centros en los que está implantado posibilitan que al personal médico le lleguen solo el 52% de las citas, repartiendo el resto entre las demás categorías profesionales. XIDE está ya implantado en 125 centros de salud, que atienden a más del 40% de la población gallega.

El conselleiro de Sanidade enmarcó esta reforma organizativa en una línea de trabajo iniciada con la aprobación de nuevas carteras de servicios, y la elaboración de agendas de calidad para todas las categorías de la atención primaria. Además, puso en valor a puesta en marcha de los Planes Locais de Saúde, que dotarán de mayor autonomía a los centros de salud y que ahora ya están en funcionamiento en 14 centros y llegarán a otros 28 antes de finalizar el vigente año.

Maximización de la actividad asistencial

Como resultado de esta reorganización y dentro del programa de maximización asistencial anunciado la pasada semana por el presidente de la Xunta, el gobierno gallego destinará una partida en los presupuestos del año 2023 para financiar un programa de actividad extraordinaria. A través de él, el Servizo Galego de Saúde citará en 2023, de manera proactiva, a todos aquellos pacientes crónicos y pluripatológicos que durante los últimos seis meses no habían acudido a una revisión médica.

El objetivo es convocar la cerca de 75.000 pacientes gallegos que poseen este tipo de dolencias, con el objetivo de evaluar su estado de salud y de realizar todas aquellas pruebas diagnósticas que sean precisas.

Incumplimiento de acuerdos por parte del Ministerio

El conselleiro de Sanidade lamentó, una vez más, la inacción “del Gobierno de España”, a pesar de ser conocedor del problema de falta de médicos que es generalizado al conjunto del Sistema Nacional de Salud. Un problema, para lo cual solamente el Ministerio ostenta las competencias necesarias para arreglar la situación.

Así, criticó que el Gobierno central mantenga paralizados los acuerdos unánimes conseguidos, ya en el año 2018, para reformar el sistema de formación sanitaria y permitir formar la más médicos de familia.

“El gobierno está desoyendo un mandato del Congreso de los Diputados y, desde hace unas semanas, también de este Parlamento” apostilló García Comesaña, al tiempo que reiteró la necesidad de flexibilizar los criterios establecidos para las unidades docentes, dado que, el actual sistema formativo, imposibilita que el 70% de los centros de salud gallegos puedan formar nuevos profesionales.

A pesar de todo, en el ámbito de las competencias autonómicas, la Xunta de Galicia sigue trabajando en la búsqueda de conseguir un mayor número de profesionales médicos para el Servizo Galego de Saúde y, tal y como recordó el conselleiro, viene de incrementar en 65 las plazas formativas para medicina de familia en Galicia, el mayor incremento de todas las comunidades autónomas en este año.

En la misma línea de mejorar la formación y estimular la vocación de la especialidad de medicina familiar y comunitaria la Xunta, viene de impulsar, junto con la Universidad de Santiago de Compostela, la creación de nuevas plazas de profesor asociado para la formación práctica de los alumnos de medicina y enfermería en centros de salud. Así, a la plaza de formación médica en centros de primaria que ya existía en Compostela, se añadirán otras tres. Nombradamente, dos de Medicina para los centros de salud de Vigo y A Coruña; y otra de Enfermería, en el centro de salud de Oroso.    

Por último, avanzó la próxima publicación en el DOG, de la convocatoria de una nueva plaza de profesor contratado doctor para dar clase teórica de medicina de familia en la Facultad de Santiago de Compostela. Mediante esta, a partir de 2023 por primera vez los alumnos del Grado de Medicina recibirán clase de un profesor que será médico de familia y estará vinculado a un centro de salud de atención primaria.