La Xunta confía en una rectificación del Gobierno para conectar a Stellantis Vigo a una red de muy alta tensión

El vicepresidente segundo Francisco Conde denuncia en Vigo una «clara falta de apoyo por parte del Gobierno a un sector estratégico como es el sector de la automoción en un contexto de enorme dificultad»

Se siguen produciendo las reacciones a la decisión del Gobierno central, conocida esta semana, de dejar fuera de la nueva planificación eléctrica para el período 2021-2026 la nueva subestación en el polígono de Balaídos, sí prevista en la anterior para dar cobertura a Stellantis Vigo y a la propia ciudad. Hoy ha sido el vicepresidente segundo y conselleiro de Economía, Francisco Conde, quien en una visita a nuestra urbe ha confiado en que el Ejecutivo rectifique, algo para lo que, como recuerda, todavía está a tiempo.

«Hay tiempo para una rectificación, y esperemos que realmente el Gobierno, en la tramitación parlamentaria, pueda corregir una situación que pondría en peligro el desarrollo y la competitividad de Stellantis en Galicia«, ha subrayado.

No en vano, de consumarse estos hechos, la factoría viguesa se vería imposibilitada de conectarse a una red de Muy Alta Tensión (MAT), perjudicando gravemente su competitividad. En este sentido, con la actual planificación del Gobierno socialista, Stellantis Vigo se quedaría como la única fábrica automovilística de España privada de este tipo de conexión; y, de igual modo, Vigo será la única gran ciudad del país que tampoco pueda contar con ella.

Una conexión que, cabe recordar, supone tanto el abaratamiento de los costes eléctricos, de lo que se beneficiaría toda la ciudad, como una mejor calidad del suministro, evitándose los cortes en el mismo cada vez que el sistema se sobrecarga como consecuencia de las tormentas eléctricas.

Así, Conde ha subrayado que la decisión del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico evidencia una «clara falta de apoyo por parte del Gobierno a un sector estratégico como es el sector de la automoción en un contexto de enorme dificultad, sobre todo pensando de cara al futuro en la competitividad de Stellantis y del conjunto del sector de la automoción en Galicia».

En este marco, y frente a la excusa del Ministerio de que, en estos momentos, Stellantis no cumple con los requisitos de necesarios de potencia para abordar esta conexión, el vicepresidente segundo ha abogado por una excepción, tal y como ya se ha hecho otras veces en otros territorios. «Hay casos en el pasado en el que se adoptó esta decisión, de establecer una singularidad sobre proyectos específicos, para poder aceptar el desarrollo de esta infraestructura», ha dicho Conde en referencia a la autorización en 2009, con otro gobierno socialista en Madrid, de un proyecto similar para un laboratorio catalán que tampoco cumplía este requisito.

«No entendemos cómo el Gobierno no tiene la sensibilidad para acompañar al principal fabricante de vehículos en España, que realmente precisa de una infraestructura que le permitiría tener esa competitividad», ha concluido.