La Xunta centra la petición de medios al Estado en las embarcaciones y aeronaves de las que dispone en Galicia para atajar la llegada de pellets en el mar

También se reclama la utilización del vehículo submarino de control remoto ROV Comanche para buscar y sellar los contenedores que son la fuente de la contaminación

La Xunta ha centrado la petición de medios al Estado para afrontar la llegada de pellets al litoral gallego en la solicitud de embarcaciones y aeronaves de las que dispone en Galicia.

Así lo explicaba en la tarde de ayer el subdirector xeral del Servicio de Gardacostas de Galicia, dependiente de la Consellería do Mar, que señalaba la remisión de una carta a la Delegación del Gobierno con la relación de medios que se le piden al Estado para que este contribuya a atajar la llegada de pellets a la costas gallega, y en especial que dedique la totalidad de las embarcaciones y medios aéreos con los que cuenta en la comunidad autónoma a localizar y recuperar los sacos que continúan en el mar antes de que lleguen a los arenales.       

Después de activar el nivel medio del Plan Territorial de Continxencias por Contaminación Marina Accidental de Galicia (Plan Camgal), Lino Sexto detalló en una comparecencia ante los medios de comunicación que lo primero que se reclama es colaboración en la formación del voluntariado que pueda acudir a limpiar las playas, para que puedan hacer su labor de forma eficiente y con el mayor respeto al medio ambiente.

En segundo lugar, se demanda que ante las previsiones meteorológicas de cara al fin de semana podrían provocar que aumente el producto contaminante que está en el mar y llega a la costa, se ponga a disposición del operativo de la Xunta un retén de personal dependiente del Estado en tierra que se pueda activar para la recogida de esos residuos de ser necesario.        

El tercer punto que se solicita, y se considera fundamental, es el de cortar la fuente de la contaminación, con el conocimiento de lo que pasó con los contenedores que se hundieron y su situación actual. Para eso el Estado español debería ponerse en contacto con el portugués y con la European Maritime Safety Agency (EMSA), empleando todos los medios necesarios, incluido el vehículo submarino de control remoto ROV Comanche que se encuentra en la base de Salvamento Marítimo de Vilar do Colo, con el fin de localizarlos, revisarlos y sellarlos para evitar que continúen siendo el origen de elementos contaminantes.