La Xunta anuncia la licitación de las obras de humanización de la PO-329 en O Porriño por casi un millón de euros

Se actuará en un trecho de casi 700 metros de la PO-329 para reforzar la seguridad peatonal, mejorar la accesibilidad y la estética de la vía y favorecer una mejor integración urbana

La conselleira de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez, avanzó hoy la licitación de las obras de humanización de las calles Buenos Aires y Progreso de O Porriño, que supondrán una inversión de la Xunta de casi 1 M€ y comenzarán a ejecutarse en primavera.

Vázquez Mourelle se acercó esta mañana hasta el municipio pontevedrés para presentar en la zona de la avenida Buenos Aires la reforma integral que va a realizar la Xunta en la vía autonómica PO-329 a su paso por el casco urbano. El objetivo de los trabajos, tal y como destacó, es transformar una carretera en una calle en la que los coches ceden protagonismo en favor de los peatones.

Vázquez Mourelle explicó que la Plataforma de Contratos Públicos de Galicia recoge hoy el inicio de la contratación de los trabajos para actuar en un trecho de casi 700 metros de esta vía autonómica, en la que se reforzará la seguridad a pie de los vecinos, además de mejorar la accesibilidad y también el aspecto estético de este trecho de la vía, favoreciendo su mejor integración urbana. Las empresas interesadas tienen hasta el próximo 23 de enero para presentar sus ofertas.

Según detalló la conselleira, la previsión de la Xunta es poder adjudicar las obras a finales de marzo para poder iniciarlas ya en primavera, con lo que se prevé tener finalizadas las actuaciones para el disfrute de los vecinos a finales del 2023, ya que cuentan con un plazo de ejecución de 5 meses.

La titular de Infraestructuras precisó que esta nueva actuación en la PO-329 le da continuidad a la intervención ya ejecutada en el trecho inicial de la vía autonómica, en el marco de un convenio de colaboración entre la Xunta y el Ayuntamiento vecino de Mos.

En líneas generales, los trabajos consistirán en la ejecución de aceras más anchas, para lo cual se reducirá un poco la anchura de los carriles de circulación; en la reordenación de las zonas de aparcamiento en todo el trecho de actuación; en la renovación de los pavimentos, tanto de las aceras como de los aparcamientos; y en la rehabilitación de la calzada.

Se completará la intervención con la dotación de mobiliario urbano: se dispondrán bancos, papeleras, jardineras y árboles; además de mejorar la iluminación con 22 nuevos puntos de luz y con 12 refuerzos luminosos en los pasos peatonales, para garantizar una mayor seguridad.

Segundo indicó Ethel Vázquez, los trabajos se dividirán en cinco trechos, en función de las necesidades de actuación detectadas en cada uno de ellos.

En el primer tramo, entre las dos intersecciones con la calle de Os Muíños, que llega al inicio del cierre protege las vías del tren, se aumentará el ancho de la acera, reduciéndose los carriles y dejando las plazas de aparcamiento en el margen derecho.

En el segundo trecho, desde el comienzo del cierre de Adif hasta el paso a nivel, se reordenará la sección actual de la calzada para aumentar el ancho de las aceras, manteniéndose también aquí los aparcamientos en el margen derecho.

El tramo tres va desde el paso a nivel hasta el cruce con la calle Ponte do Valo, donde se proyecta una plataforma compartida a nivel, de sentido único de circulación desde el mismo paso a nivel hasta la calle Avelino Villasuso.

En el cuarto trecho, que discurre cruzando el río Rubio y pasa bajo la autovía A-55, se va a mejorar la seguridad peatonal, colocando pasos elevados y adaptándose a la normativa de accesibilidad.

Y en el quinto trecho, que acaba en la glorieta de la PO-331, se reordenará la calzada para ganar espacio para los peatones, reduciendo el de los carriles, además de disponer sitio para los contenedores y aparcamientos.

Se trata, en definitiva, de una actuación “transformadora de la accesibilidad, de la seguridad peatonal y de la estética de la PO-329 en O Porriño”, concluyó Ethel Vázquez.