La UVigo presenta un proyecto europeo que convierte residuos plásticos en componentes para la industria marítima

El sistema está listo y quedará disponible en repositorios abiertos a partir de enero

El proyecto europeo Circular Seas, financiado con cerca de dos millones de euros de fondos FEDER, echó a andar a comienzos de 2020 con la idea de desarrollar toda una serie de tecnologías que permitieran convertir los residuos plásticos oceánicos y del entorno marítimo portuario en componentes ecoinnovadores para la propia industria marítima. Hoy esto es ya una realidad.

El sistema está listo y quedará disponible en repositorios abiertos a partir de enero. Para conseguirlo los socios del proyecto, incluida la Universidad de Vigo, desarrollaron un entorno integrado de impresión 3D en la que se le da al usuario final –entidades, empresas o cualquier persona interesada- la posibilidad de emplear infinidad de opciones –distintos plásticos, aditivos, mezclas…- lisa y llanamente, de manera que no es preciso ni ser especialista en materiales ni en impresión 3D para poder crear material reciclado e imprimir nuevas piezas.

Liderado desde el centro tecnológico vasco Leartiker Polymer R&D, el consorcio está integrado por seis organismos de diferentes países de la costa atlántica: Leartibai, en Ondarroa (País Vasco); la Universidad Tecnológica de Munster, en Cork (Irlanda); el Instituto Politécnico de Leiria (Portugal); la Universidad Lana Rochelle y la Communauté d’agglomération de Lana Rochelle (Francia), y la propia Universidad de Vigo, que participa en el proyecto de la mano del grupo de Ingeniería Eficiente y Digital, dirigido por el profesor Julio Garrido, que fue el encargado de dar la bienvenida a los asistentes a la reunión.

La impresión 3D revaloriza los residuos y facilita su uso

“Mediante impresión 3D conseguimos que los residuos plásticos del entorno marítimo portuario puedan emplearse para fabricar otros productos de utilidad para esa mismo entorno”, explica Diego Silva, uno de los investigadores de la Universidad de Vigo implicado en el proyecto. Desde su punto de vista, una de las principales innovaciones de Circular Seas es, “precisamente”, que propone un cambio de paradigma importante para que esta Economía Circular llegue a tener un efecto apreciable a un medio-largo plazo.

“No se trata de intentar emular referencias estándar a la hora de crear bobinas de filamento, dado que esto complica el proceso y provoca que muchos residuos no puedan ser revalorizados; en su lugar, crea tipologías sin restricciones, facilitando el tratamiento de la diversidad de materiales plásticos y sus posibles usos”, subraya el investigador.